"Los FANIs existen", asegura "ex" funcionario de Inteligencia de EEUU

publicado a la‎(s)‎ 25 may 2021 6:21 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 25 may 2021 6:21 ]
A medida que avanza 2021, crece la expectación respecto a un informe que debería emitir el Pentágono a comienzos de junio a pedido del Congreso de Estados Unidos. Y es que no se trata de un informe cualquiera: es uno específico sobre lo que saben las agencias de Inteligencia sobre Fenómenos Aéreos No Identificados (FANI).
El polémico ex funcionario de Inteligencia de Estados Unidos y actual divulgador sobre la realidad de los fenómenos aéreos no identificados Luis Elizondo.
Desde que en 2017 se filtraron videos de la Marina estadounidense que mostraban objetos voladores de origen desconocido filmados por pilotos de combate, uno de los personajes que ha concentrado la atención de los medios ha sido Luis Elizondo, un ex funcionario de Inteligencia de Estados Unidos que dirigió una investigación secreta del Pentágono sobre fenómenos aeroespaciales no identificados.

Pese a que aún existe cierta reticencia por parte de las autoridades estadounidenses a hablar públicamente sobre el asunto, Elizondo cree que eso podría cambiar ante la inminente emisión del informe del Pentágono.

“El nivel de interés está alcanzando una masa crítica… Ahora que el Gobierno ha admitido la realidad de los Fenómenos Aéreos No Identificados… va a ser realmente difícil dar pie atrás”, comentó.

Tabú a alto nivel

Elizondo se unió al Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas (AATIP, por su sigla en inglés) del Pentágono en 2008 y fue el director de dicho programa entre 2010 y 2017.

En el marco de su trabajo, tuvo acceso a información clasificada del Pentágono sobre el tema y entrevistó a testigos militares que tuvieron encuentros con FANIs “casi a diario”. Algunos pilotos dijeron haber tenido cuasi colisiones con extraños objetos, como, por ejemplo, “una esfera dentro de la cual había un cubo”.

Entre otras cosas, Elizondo analizó información como datos de radar y electroópticos que mostraron que algunos objetos desconocidos se desplazaron 96 kilómetros en cinco segundos y descendieron a velocidades de 22 kilómetros por segundo.

Pese a la importancia de los datos recabados, el ex funcionario del Departamento de Defensa de Estados Unidos asegura que en muchos casos sus superiores preferían hacer oídos sordos a esa información, en algunos casos por motivos religiosos, pues relacionaban el estudio de los FANIs con temas demoníacos.

Elizondo intentó que algunos de sus superiores, como el general James Mattis, dieran una mirada seria a sus hallazgos, pero asegura que altos funcionarios de Inteligencia se lo impidieron. Frustrado, renunció a su cargo en el Pentágono en 2017 para luego unirse a To the Stars Academy of Arts and Science, un grupo privado liderado por el ex rockero del grupo Blink-182 Tom DeLonge.

Fue durante la relación de Elizondo con To the Stars Academy —agrupación de la que se desvinculó a fines de 2020— que se filtraron al público los videos de la Marina estadounidense y él se convirtió en una celebridad al aparecer en programas de gran audiencia de History Channel, como “No Identificado”.

Amenaza extranjera

Actualmente, el “ex” funcionario de Inteligencia estadounidense continúa trabajando en pos de la divulgación de la realidad de los fenómenos aéreos anómalos entre la opinión pública, pero asegura que hay ciertas cosas que no puede revelar directamente, pues está sujeto a un acuerdo de confidencialidad de por vida con el Gobierno estadounidense.

Sin embargo, al recordar sus años en el Pentágono, Elizondo afirmó que su mayor preocupación en torno a los FANIs no era el temor a un posible origen extraterrestre, sino a que pertenecieran a países rivales de Estados Unidos.

“Estábamos rezagados en la curva de poder” debido a que los jefes militares hacían vista ciega a los fenómenos inexplicados, aseguró. “Sabíamos que adversarios extranjeros en otros países están interesados en este tópico. Por eso, esto se convierte en un problema real desde la perspectiva de la seguridad nacional”, agregó.
 
“Esto no es una conversación tonta. Es sobre alguien, en algún lugar, que está desplegando tecnología más allá de la próxima generación, que permite a un artefacto volar sin alas ni una construcción aerodinámica, en nuestro espacio aéreo controlado. Y no hay mucho que podamos hacer al respecto”, advirtió.

Uno de los aliados de Elizondo en el Congreso estadounidense ha sido el ex líder de la mayoría en el Senado y senador demócrata por el estado de Nevada Harry Reid, que una vez se atribuyó haber conseguido financiamiento por 22 millones de dólares anuales para el AATIP.

Ante dudas y cuestionamientos respecto al papel de Elizondo en ese programa, Reid lo ha defendido públicamente en los últimos años y a fines de abril de 2021 emitió un comunicado en que afirmó que “el señor Elizondo ha pasado su carrera trabajando sin cesar en las sombras sobre temas de seguridad nacional, incluyendo la investigación de FANIs en calidad de director del AATIP. Realizó esas tareas en forma admirable”.

Aeronaves imposibles

Pese a estar sujeto al acuerdo de confidencialidad, entre las cosas de las que se enteró cuando trabajó en el AATIP Elizondo describe aeronaves que volaban a 17.700 kilómetros por hora, “haciendo virajes locos en ángulo recto” y que podían revertir de curso en forma “instantánea”.

Para efectos comparativos, explicó que en el avión espía SR-7 Blackbird de la Fuerza Aérea estadounidense —que puede alcanzar los 3.380 kilómetros por hora—, “si querías doblar a la derecha, te tomaría cruzar cerca de la mitad del estado de Ohio para hacerlo”.
 
“Estas cosas no tienen alas, cabinas, superficies de control… ni señales obvias de propulsión, y de algún modo son capaces de desafiar los efectos naturales de la gravedad de la Tierra. ¿Cómo es eso posible?”, se preguntó.

“Los humanos pueden aguantar 9 veces la fuerza de gravedad (9 Gs) por un periodo corto de tiempo antes de sufrir consecuencias físicas negativas. El avión caza F-16 comienza a sufrir fallas estructurales a unos 17 Gs. Los objetos que estamos viendo están haciendo 600 Gs. Obviamente, mucho más allá que las limitaciones saludables de cualquier cosa, incluyendo quienquiera o lo que sea que está dentro del vehículo”, explicó.

Sin embargo, Elizondo recalcó que, más que la posibilidad de que esas aeronaves sean operadas por seres de otros mundos, la mayor preocupación es que respondan a tecnologías de potencias extranjeras humanas.

“Asumamos que es algún tipo de tecnología de adversarios o extranjera que por varias décadas ha logrado adelantarnos y evadir a los 18 miembros de la comunidad de Inteligencia. Eso sería una falla de Inteligencia que eclipsaría prácticamente cualquier otra cosa que este país ha enfrentado jamás”, concluyó.

Fuente: The New York Post.
Comments