El incidente OVNI de Teherán

publicado a la‎(s)‎ 17 jun. 2020 6:15 por Plataforma Sites Dgac
En los anales de la ufología existen casos que destacan por la extrañeza del incidente, la cercanía con el fenómeno aéreo anómalo y la calidad de los testigos.
Avión caza F-4 Phantom II como el que pilotaba Parviz Jarafi durante el incidente OVNI de Teherán de septiembre de 1976.

El general (R) de la Fuerza Aérea Iraní Parviz Jafari durante su testimonio en el National Press Club en Washington D.C., Estados Unidos, en noviembre de 2007.
Un caso que reúne esas tres características es el ocurrido en Teherán, Irán, en la madrugada del 19 de septiembre de 1976. En esa fecha, a las 0:30, hora local, la Fuerza Aérea Imperial Iraní recibió cuatro llamados telefónicos de ciudadanos que vivían en el área de Shermiran de la capital diciendo que habían visto objetos extraños en el cielo.

Algunos informaron sobre un objeto con forma de ave, mientras que otros reportaron haber visto un helicóptero con un foco, pero no había helicópteros en el aire en esos momentos. La Fuerza Aérea iraní resolvió enviar a un caza F-4 Phantom II a investigar el origen del fenómeno e interceptar al eventual intruso.

Efectos en los instrumentos

El caza iraní despegó a las 1:30, hora local, y se dirigió a un punto a unos 75 kilómetros al norte de Teherán. Debido a su brillo, el objeto no identificado era fácilmente visible desde una distancia de 130 kilómetros.

Cuando el F-4 se aproximó hasta 45 kilómetros del objeto no identificado, sufrió una pérdida de todos los instrumentos y comunicaciones, por lo que abortó la interceptación para volver a la base. Cuando dio la espalda al objeto desconocido y comenzó a alejarse, recuperó sus instrumentos y comunicaciones.

A eso de las 1:40, hora local, despegó un segundo F-4 para investigar al objeto. Al llegar a unos 45 kilómetros, el OVNI se alejó y se mantuvo a esa misma distancia. Su tamaño era difícil de determinar debido a su intenso brillo. Su luz era como la de luces estroboscópicas en un patrón rectangular que alternaba en rápida sucesión el azul, el verde, el rojo y el naranja en forma tan rápida que podían verse los cuatro colores al mismo tiempo.

Falla en el armamento

El objeto y el F-4 siguieron una trayectoria hacia el sur de Teherán cuando otro cuerpo luminoso, con un tamaño aparente de la mitad o un tercio de la Luna, salió del primer objeto. Ese segundo objeto se dirigió directamente al F-4 a gran velocidad.

El piloto, Parviz Jafari, intentó disparar un misil AIM-9 contra el objeto, pero en ese momento su panel de armamento se apagó y perdió todas las comunicaciones.

Ante esa situación, Jafari inició un viraje, con el segundo objeto muy cerca detrás, a unos 5 o 7 kilómetros, pero luego volvió al cuerpo original y se fusionó con este. Poco después, un tercer cuerpo salió por el otro lado del primer fenómeno y descendió a gran velocidad.

La tripulación del F-4, que había recuperado las comunicaciones y el panel de control de armamentos, vio cómo ese tercer objeto se aproximaba al suelo, anticipando una explosión. Sin embargo, el fenómeno pareció reposar suavemente en el suelo y emitió una luz muy brillante en un área de unos 2 o 3 kilómetros.

El F-4 descendió y siguió observando la posición del tercer objeto. Poco después, el F-4 volvió a la base y aterrizó, pero durante la aproximación a la pista observó un cuarto OVNI, un objeto cilíndrico con luces brillantes a cada lado y una luz destellante al medio.

Un avión comercial que se aproximaba a la misma hora al Aeropuerto Internacional de Mehrabad sufrió una falla en las comunicaciones, pero no reportó haber observado nada anormal.

Después de la salida del Sol, los tripulantes del F-4 fueron llevados en helicóptero al área donde el tercer objeto aparentemente había aterrizado, pero no notaron nada fuera de lo normal en el lugar, que era un lecho de lago seco.

Sin embargo, hacia el oeste de ese lugar encontraron una pequeña casa con un jardín, por lo que aterrizaron en las inmediaciones y preguntaron a los inquilinos de la vivienda si habían notado alguna cosa inusual durante la noche. Ellos relataron haber oído un ruido muy fuerte y haber visto una luz muy brillante, como un relámpago.

Testimonio en 2007

El 12 de noviembre de 2007, el general (R) de la Fuerza Aérea Iraní Parviz Jafari compartió su testimonio durante una reunión en el National Press Club en Washington, Estados Unidos, donde se congregaron militares de distintos países para compartir sus vivencias en torno a fenómenos aéreos anómalos.

“Uno de los objetos se dirigió hacia mí. Pensé que era un misil. Traté de lanzarle un misil que persigue el calor, pero mi panel de misiles se apagó. Otro me siguió mientras descendía en mi regreso (a la base)”, declaró Jafari en la oportunidad.

“Durante mi entrevista en el cuartel después del incidente, el teniente (coronel) estadounidense Olin Mooy tomó notas, pero cuando terminó no pude encontrarlo para conversar con él”, agregó.

Hoy los investigadores conocen el reporte preparado por los militares estadounidenses sobre el incidente de Teherán tras conseguirlo en virtud de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por su sigla en inglés).
Comments