Caso Nueva Zelanda 1978

publicado a la‎(s)‎ 29 jul. 2015 13:14 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 11 mar. 2016 5:35 por Jose Patricio Lay Lagos ]
Fecha: Septiembre 1978
Hora: 0130 Hora Local
Ubicación: Justo al Norte de Samoa en la ruta Auckland-Honolulu
Avión: DC 10-30
Testigo: Co-Piloto George Richardson y Piloto

El Capitán Richardson es un piloto retirado de aerolíneas neozelandesas que ha pilotado en DC 10-30 y Boeing 747-200. Tiene licencia de piloto de transporte y de piloto recreacional. Tiene en total aproximadamente 18,000 horas de vuelo. Estuvo en la aviación comercial desde 1961 a 1991 y fue Controlador de Tráfico aéreo del 1961 a 1965.

Detalles: La duración del primer avistamiento fue de más o menos 10 segundos y se trató del positivo avistamiento de un vehículo. (Vehículo aéreo no identificado). Las condiciones del aire estaban estables con alguna nube plana. Las estrellas estaban visibles pero no había Luna.

El DC 10 se encontraba a nivel de vuelo de crucero a unos 33,000 pies, justo al norte de Samoa. El capitán Richardson (entonces copiloto) describe esa noche como muy negra, muy oscura. El avión sobrevolaba estratos de nubes y él observaba por la ventanilla de la cabina cuando divisó una luz blanca muy brillante que se aproximaba rápidamente sobre las nubes y exclamó, “Tráfico a nuestra izquierda”.

La luz se estaba moviendo de Oeste a Este desde 270 hacia 090 grados magnéticos. La luz (vehículo) cruzó la trayectoria del DC-10 de izquierda a derecha. Ellos viajaban rumbo norte, aproximadamente a 010 Magnético, y el vehículo se dirigía hacia el Este al mismo nivel. El vehículo cruzó muy cercano su camino – a más o menos 150 pies de distancia. Durante un par de segundos ambos pilotos pensaron que iban a chocar con el objeto.

Los dos pilotos observaron un objeto cilíndrico muy grande, de más o menos 150 pies de largo, con grandes ventanillas ovaladas de unos 3 pies de ancho, que emitían una luz blanca muy fuerte. El objeto no mostraba secciones como alas, cola o timón y claramente se trataba de una estructura metálica sólida. Estimaron que viajaba a más de 500 nudos (575 mph, o 926 kph) y desapareció hacia atrás de ellos por el lado de estribor.

Los pilotos pudieron observar el objeto cilíndrico durante aproximadamente 3 a 4 segundos. Tenía más o menos la misma estructura y forma del fuselaje de un DC-10 sin la cola o las alas. El frente tenía una punta redondeada mientras que un tercio de su parte trasera se estrechaba marcadamente. El capitán Richardson comentó que el vehículo no produjo ninguna turbulencia.