Inicio‎ > ‎Educación‎ > ‎Artículos‎ > ‎

NASA enviará sonda para impactar a un asteroide

publicado a la‎(s)‎ 3 jul. 2020 7:06 por Plataforma Sites Dgac
Desde hace décadas, los astrónomos del mundo escudriñan el cosmos con cierta inquietud. Aunque aparentemente no ocurre con regularidad, se pueden dar casos en que asteroides impacten en la Tierra con efectos devastadores.
Concepto artístico sobre la misión DART de la NASA.

Otra imagen artística de la misión DART de la NASA, poco antes de que la sonda impacte en el cuerpo menor del asteroide Didymos.
Los científicos creen que fue un incidente de ese tipo el que provocó la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años y han ocurrido eventos más recientes, como la explosión de Tunguska, en la estepa rusa, el 30 de junio de 1908, que han dejado una gran destrucción a nivel local, pero afortunadamente no han ido más allá de eso.

Hollywood también se ha encargado de instalar la temática en el imaginario colectivo con películas como Armagedón e Impacto Profundo, ambas estrenadas en 1998.

La ciencia defiende al planeta

Pero más allá de la ficción del cine, los científicos escudriñan las vecindades de nuestro Sistema Solar en busca de asteroides potencialmente peligrosos que se dirijan hacia nosotros, ideando también planes y proyectos para poner en práctica en caso de una amenaza inminente.

Una de esas iniciativas se llama Double Asteroid Redirection Test (DART), o “Prueba de Redirección de Asteroide Doble”, y es una misión que la agencia espacial estadounidense, NASA, ejecutará en 2021.

Concretamente, DART (una sigla que en inglés deletrea una palabra que en castellano se traduce como “dardo”) está concebido como una prueba de tecnologías de defensa planetaria para impedir que la Tierra sea impactada por un asteroide peligroso.

Los científicos a cargo contemplan que DART sea la primera demostración de la técnica del “impacto cinético” para cambiar el movimiento de un asteroide en el espacio.

Para poner a prueba esa técnica a través de la sonda DART, los responsables del Laboratorio de Física Aplicada, del Programa de Exploración del Sistema Solar y de la Oficina para la Coordinación de Defensa Planetaria de la NASA eligieron al asteroide binario Didymos, que está cercano a la Tierra.

El cuerpo principal Didymos tiene un ancho de 780 metros, pero su cuerpo secundario, o pequeña luna, tiene un tamaño aproximado de 160 metros, que es más cercano al tamaño de los asteroides que podrían presentar una amenaza al planeta.

De acuerdo al plan de la misión, la sonda DART conseguirá la desviación con un impacto cinético al estrellarse contra la pequeña luna a una velocidad aproximada de 6,6 kilómetros por segundo con la ayuda de una cámara abordo y de un sofisticado programa de navegación autónoma.

Un equipo internacional de astrónomos coordinado por la investigadora Cristina Thomas, de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, ha estado observando al asteroide Didymos desde 2015.

Los estudios más recientes fueron realizados desde Cerro Paranal, en el norte de Chile, y para ellos los científicos utilizaron el Telescopio Muy Grande del Observatorio Austral Europeo (ESO).

De la ficción a la realidad

Los expertos esperan que la colisión cambie la velocidad de la pequeña luna en su órbita alrededor del cuerpo principal en una fracción de un uno por ciento, pero eso cambiaría el período orbital del cuerpo secundario en varios minutos, lo suficiente para ser observado y medido usando telescopios.

“Aunque estamos realizando observaciones desde tierra, no sabemos mucho sobre su composición y estructura”, afirmó sobre el asteroide Angela Stickle, del equipo de simulación de DART.

“Debemos anticipar y simular una amplia gama de condiciones y predecir resultados posibles, para que una vez que DART se estrelle contra Didymos B podamos entender las mediciones de los instrumentos”, agregó.

La estructura del asteroide es un dato crítico. Los científicos no están seguros si Didymos B está compuesto de roca sólida, escombros sueltos o algo más suave similar a la arena. Una superficie más suave absorberá más la fuerza de DART durante el impacto, y el desvío del asteroide será menor que si se tratara de una roca sólida.

La ventana para el lanzamiento de la sonda DART comenzará a fines de julio de 2021. El artefacto alcanzará el espacio a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX que despegará desde la Base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos de Vandenberg, en California.

Una vez en el espacio, la sonda DART desplegará un conjunto de paneles solares que alimentarán su sistema de propulsión eléctrico. De acuerdo a la NASA, al usar un sistema de propulsión eléctrico, DART podría beneficiarse de una gran flexibilidad en el calendario de la misión y al mismo tiempo podrá demostrar en la práctica la nueva generación de la tecnología de propulsores iónicos, que podrían utilizarse en futuras misiones de la NASA.

Tras una travesía de un año por el espacio posterior a su lanzamiento, la sonda interceptará el cuerpo secundario de Didymos a fines de septiembre de 2022, cuando el asteroide esté a unos 11 millones de kilómetros de la Tierra.

Eso permitirá que se realicen observaciones desde telescopios y que radares planetarios midan el cambio en la velocidad y trayectoria de la pequeña luna tras el impacto de DART.

Fuentes: NASA y BBC Mundo en español.
Comments