Inicio‎ > ‎Educación‎ > ‎Artículos‎ > ‎

LAS ENFERMEDADES Y LA EXPLORACIÓN ESPACIAL

publicado a la‎(s)‎ 27 mar. 2020 9:24 por Plataforma Sites Dgac
Se presume que los virus han estado presentes desde hace por lo menos 300 millones de años de acuerdo a hallazgos en estudios realizados a avispas. Sin embargo, hay investigadores que afirman que podrían haberse originado antes o después del surgimiento de las primeras células.
La relación entre la salud y los vuelos prolongados en el espacio se ha vuelto en una gran preocupación para los científicos de la NASA.

(Fuente: NASA)

Los científicos buscan formas de mantener sanos a los astronautas durante períodos prolongados para futuras misiones al espacio profundo.

(Fuente: NASA)
Desde el advenimiento de los homínidos, es decir hace unos tres a cuatro millones de años, grandes epidemias han azotado a la humanidad, ocasionadas por virus y bacterias.

Algunos historiadores afirman que el faraón egipcio Ramsés V, hace unos tres mil años, habría fallecido debido al virus que provoca la viruela.

¿Pero qué son los virus? Difícil pregunta. Se dice que los virus están en la frontera entre lo vivo y lo no vivo, pues se comportan como organismos vivos en presencia de células a las que pueden atacar; antes de eso son como cristales, inactivos, formados por material genético y proteínas.

Son incapaces de autorreproducirse y sólo se replican cuando ingresan a una célula viva. Necesita de una célula viva para poder multiplicarse. Es mucho más pequeño que una bacteria y se considera un agente causante de enfermedades.

Como ellos, las bacterias también han atacado al ser humano produciendo grandes epidemias. Desde Atenas, unos 400 años antes de Cristo, en que la peste, ocasionada por una bacteria, diezmó a miles y luego la peste negra en la Edad Media, entre 1347 y 1352, que causó la muerte de entre un 30 y 50 por ciento la población europea.

Un gran reto

A propósito de estas epidemias y de la pandemia de coronavirus que azota al planeta y a nuestro país, el tema a nivel de la exploración espacial se estudia desde hace décadas en Rusia, en los Estados Unidos y en Europa: cómo enfrentar enfermedades en viajes prolongados al espacio.

Las evidencias logradas por investigaciones efectuadas hasta ahora sobre fisiología espacial indican que los astronautas sometidos a un fuerte estrés fisiológico y sicológico pueden reactivar virus latentes en sus organismos.

Tanto los lanzamientos como los aterrizajes de las naves espaciales en la Tierra son afectados por condiciones de micro e hipergravedad que ocasionan disfunciones en los sistemas inmunológicos de los astronautas.

Se sabe que el aumento en los niveles de hormonas del estrés, como el cortisol y la adrenalina, que suprimen el sistema inmunológico, despiertan la acción de virus latentes y enfermedades luego de un viaje al espacio.

Los médicos han establecido que la velocidad de reactivación de la varicela zoster en astronautas es más frecuente que cualquier otro virus, incluso que el de la gripe.

Sistema inmunológico

Estados Unidos, Rusia, China, la Comunidad Europea y la India se han fijado ambiciosos programas de exploración espacial a la Luna, Marte y más allá.

Fuera de todos los retos tecnológicos de una exploración espacial se encuentra la capacidad de respuesta humana a enfermedades que pudieran desencadenarse en viajes prolongados fuera del planeta.

La NASA lleva adelante un ambicioso programa llamado “Functional Immune”, una investigación que se desarrolla en la Estación Espacial Internacional y que tiene que ver con la respuesta inmune del cuerpo humano en condiciones de ingravidez a las amenazas externas y biológicas de una tripulación que viaja por el espacio.

Se ha comprobado que la microgravedad produce modificaciones en el sistema inmunitario, situación que puede afectar a algunos astronautas desde erupciones cutáneas, alergias inusuales hasta la reactivación de algún virus latente. 

Reactivación de virus

Los investigadores descubrieron que en astronautas sanos se han reactivado virus que se han encontrado en muestras de sangre, orina y saliva.

Esta situación puede desencadenarse en cualquier momento en que el sistema inmunitario se debilite en microgravedad o incluso en situaciones estresantes en la Tierra.

Considerando lo anterior, los científicos han encaminado sus estudios en otra línea, esta vez en individuos sanos para definir —y, tal vez, desarrollar— mitigaciones para problemas inmunológicos antes de embarcarse en misiones al espacio profundo, donde el sistema inmunológico será sometido a condiciones de microgravedad durante períodos muy largos de tiempo.

Organismos sanos

Hasta ahora, las únicas medidas a la mano para los viajes al espacio son las preventivas, el uso de vacunas protectoras, una buena nutrición, ejercicio físico, la pasteurización de alimentos y filtros en el aire que respiran los astronautas.

Para las misiones al espacio profundo, donde los miembros de la tripulación no tendrán acceso a opciones de retorno rápido, mantenerse saludable es importante tanto para la seguridad de los astronautas como para el éxito de la misión.

Los estudios hoy se han encaminado a investigar a los organismos sanos con la finalidad de descubrir y tratar una enfermedad antes de que se presente.
El coronavirus ha reactivado, alimentado y motivado nuevas líneas de investigación para proteger a la especie humana en nuestro planeta y en las futuras exploraciones y colonización de otros mundos.
Comments