Inicio‎ > ‎Educación‎ > ‎Artículos‎ > ‎

Estación Espacial Internacional, la "estrella" que orbita la Tierra

publicado a la‎(s)‎ 3 ene. 2020 3:32 por Plataforma Sites Dgac
Es de noche. De pronto, al alzar la vista al cielo o mirar las estrellas, detectamos un punto de luz moviéndose en trayectoria rectilínea por la bóveda celeste, con velocidad constante, hasta perderse de vista.
Imagen de la NASA de la Estación Espacial Internacional en órbita alrededor de la Tierra.

Los ex astronautas y hermanos gemelos Mark y Scott Kelly, en una imagen de Derek Storm (www.derekstorm.com)
A veces, quienes observan el fenómeno quedan con la impresión de haber divisado un objeto volador no identificado (OVNI), pero en realidad han sido testigos del paso de la Estación Espacial Internacional (EEI).

La estación será visible desde la zona central de Chile, desde el sudoeste, el 3 de enero entre las 22:38 y las 22:42 horas; el sábado 4 de enero entre las 21:50 y las 21:56 horas, también desde el sudoeste; el domingo 5 de enero, entre las 22:40 y las 22:43, desde el oeste; y el lunes 6 de enero, entre 21:51 y 21:57, desde el oeste-sudoeste.

La EEI es un satélite artificial habitable que se desplaza alrededor de la Tierra en una órbita baja (en promedio a unos 410 kilómetros de altura sobre la superficie del planeta) y que sirve para que astronautas de diferentes nacionalidades realicen experimentos científicos sobre biología, meteorología, física, astronomía y otras disciplinas en un hábitat de microgravedad.

Uno de sus principales objetivos, aparte de contribuir al desarrollo y bienestar de la humanidad, es sumar experiencia y conocimientos para el próximo salto: los viajes a Marte y más allá.

Puesta en órbita

El primer componente de la Estación Espacial Internacional fue lanzado en 1998 y sus primeros residentes a largo plazo, los astronautas Sergei Krikalev (Rusia), William Sheperd (Estados Unidos) y Yuri Pavlovich (Rusia), arribaron el 2 de noviembre de 2000 y permanecieron allí por 136 días, hasta el 18 de marzo de 2001.

La EEI es la mayor estructura que la Humanidad ha puesto en el espacio y, debido a su tamaño, ha tenido que ser enviada por partes para luego construirse o ensamblarse en órbita. Se estima que su costo es también astronómico, de cerca de 100.000 millones de dólares.

Se trata de la novena estación espacial habitada por tripulaciones. Previamente, hubo estaciones espaciales más pequeñas, como las rusas Salyut, Almaz y Mir y la estadounidense Skylab.

La estación es abastecida por varias naves espaciales que la visitan, como las rusas Soyuz y Progress, las estadounidenses Dragon y Cygnus y el japonés H-II Transfer Vehicle. La nave Dragon permite el regreso de carga presurizada a la Tierra, que se usa, por ejemplo, para repatriar experimentos científicos para análisis posteriores.

El programa para la EEI es un proyecto conjunto entre la NASA, la agencia espacial rusa Roscosmos, la japonesa JAXA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CSA).

La estación ha estado tripulada en forma continua durante 19 años y ha sido visitada por astronautas, cosmonautas y turistas espaciales de 19 países distintos, incluyendo Italia, Francia, Alemania, Sudáfrica, Dinamarca, Brasil, España y Emiratos Árabes Unidos, por nombrar a algunos.

Está dividida en dos secciones, el Segmento Orbital Ruso (SOR), operado por Rusia, y el Segmento Orbital de Estados Unidos (SOEU), que es compartido por varios países.

Experimentos con gemelos

En la EEI se realizan decenas de experimentos simultáneamente para lograr entender mejor diferentes fenómenos y mecanismos, desde el Mal de Parkinson a la combustión, lo que ayuda a la vida en la Tierra y prepara el terreno para futuras misiones a la Luna y a Marte.

En uno de los estudios más interesantes, 10 equipos de diferentes lugares de Estados Unidos observaron los cambios ocurridos en una persona sometida a los rigores de los viajes espaciales y la microgravedad.

El denominado “Estudio de los Gemelos”, publicado en un artículo en la revista Science en abril de 2019, comparó varias muestras y mediciones realizadas al astronauta Scott Kelly, ya retirado, en comparación a las de su hermano gemelo, el ex astronauta Mark Kelly, que permaneció en la Tierra.

La idea era determinar qué cambios fisiológicos, moleculares y cognitivos podrían ocurrir a personas durante períodos prolongados en el espacio. Según la NASA, fue el primer estudio de su tipo que comparó perfiles moleculares de astronautas gemelos idénticos.

Como comparten la misma composición genética, los estudios de gemelos dan a los científicos la posibilidad de explorar cómo la salud es influenciada por el medioambiente, independientemente de las variaciones físicas que ocurren naturalmente entre los individuos.

Uno de los resultados incluyó la observación en Scott Kelly del alargamiento de los telómeros, que son formaciones en las puntas de cada hebra de ADN que usualmente se achican con la edad.

Otro estudio determinó que la luz artificial afecta el comportamiento de la vida silvestre urbana, en que se examinó a animales en laboratorio y en el campo.

Comments