Inicio‎ > ‎Educación‎ > ‎

Artículos

¿Una mega nave espacial de un kilómetro de longitud?

publicado a la‎(s)‎ 14 oct 2021 5:21 por Plataforma Sites Dgac

China está investigando cómo construir naves espaciales muy grandes, de hasta un kilómetro de largo, informó un artículo publicado por Live Science en la revista Scientific American el 2 de septiembre de 2021.
Representación artística de una nave espacial gigante. Imagen extraída de IGN Boards.
El proyecto, que pareciera sacado de una obra de ciencia ficción, es parte de un llamado general para propuestas de investigación de la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China, administrada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología del gigante asiático.

Un resumen sobre la investigación publicada en el sitio web de la fundación describe a naves espaciales enormes de ese tipo como un “importante equipamiento aeroespacial para el uso futuro de recursos espaciales, la exploración de los misterios del universo y la vida en órbita a largo plazo”.

Según el ex científico de la NASA Mason Peck, el proyecto no es tan descabellado como podría parecer y su puesta en marcha tiene que ver más con un tema de ingeniería que de ciencia fundamental.

“Creo que es completamente factible”, declaró Peck a Live Science. “Yo describiría a los problemas aquí no como impedimentos insalvables, sino como problemas de escala”, agregó el científico, que ahora es profesor de ingeniería aeroespacial en la Universidad de Cornell.

La Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China quiere que los científicos investiguen sobre nuevos métodos de diseño ligero para limitar la cantidad de materiales de construcción que tengan que ser puestos en órbita, además de nuevas técnicas para ensamblar estructuras tan grandes en el espacio de manera segura.

Costo y factibilidad

Si logra ser financiado, el estudio de factibilidad tendría una duración de cinco años y contaría con un presupuesto de 15 millones de yuanes chinos, equivalentes a 2,3 millones de dólares.

Según Peck, el desafío principal tendría que ver con los enormes costos asociados al lanzamiento de materiales al espacio. Puso como ejemplo la construcción de la Estación Espacial Internacional, que costó cerca de 100.000 millones de dólares y que tiene sólo 110 metros en su parte más ancha. Por eso, construir algo 10 veces más grande presionaría fuertemente hasta a los presupuestos nacionales más generosos.

Michael Lembeck, un profesor de ingeniería aeroespacial en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, considera que construir una estructura como esa podría ser posible técnicamente, pero no cree que sea factible desde un punto de vista práctico.

“Es como si habláramos de construir la nave espacial Enterprise (de Viaje a las Estrellas)”, comentó a Live Science. “Es fantástico, no factible y entretenido pensar al respecto, pero no muy realista para nuestro nivel de tecnología” debido al costo, sostuvo Lembeck, que ha trabajado en programas espaciales tanto gubernamentales como comerciales.

Además, cree que considerando el modesto presupuesto del proyecto de investigación, lo más probable es que se trate de un estudio académico pequeño para comenzar a explorar la posibilidad de construir y operar una nave espacial gigante e identificar brechas tecnológicas que salvar.

Para Mason Peck, una de las aplicaciones más prometedoras para una estructura como la que quieren construir los chinos sería de carácter científico, como albergar un telescopio espacial que podría detectar características en la superficie de planetas en otros sistemas solares.

“Eso podría ser transformador para nuestro entendimiento de planetas extrasolares y potencialmente sobre la vida en el Universo”, comentó el científico.

Fuente: Edd Gent, para Live Science, publicado por Scientific American.

Descubren mundo oceánico comparable a masa de Marte y en distancia de “Ricitos de Oro”

publicado a la‎(s)‎ 10 ago 2021 14:07 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 10 ago 2021 14:17 ]

Un equipo de astrónomos anunció nuevos hallazgos sobre unos exoplanetas alrededor de una estrella cercana, L 98-59, observados con el Telescopio Muy Grande (VLT) del Observatorio Europeo Austral en Chile.
Concepción artística de uno de los exoplanetas de la estrella L 98-59.
Escala de tamaños de los planetas del Sistema Solar.
Entre ellos figura un planeta con la mitad de la masa de Venus, un mundo oceánico y un posible planeta dentro de la zona habitable, bautizada como “Ricitos de Oro”.

“Ricitos de Oro” es un cuento de una niña llamada Ricitos de Oro a quien no le gustan las hojuelas de avena demasiado dulces, como al oso bebé, o demasiado salados, como a papá oso. No le gustan sus camas, demasiados blandas o demasiado duras. En cambio, le agradan las cosas en su punto medio, como a mamá oso.

Este cuento es usado para ejemplificar la zona alrededor de una estrella donde la temperatura es "justo la correcta" para que exista agua. Es un lugar donde la temperatura no es demasiado fría, para que el agua se congele, ni demasiado caliente, para que se evapore. Estas son las condiciones correctas también para que exista la vida. 

Este nuevo mundo sería comparable a la masa aproximada del planeta Marte con una gravedad, también aproximada, de unos 3,7 m/s2. Esto significa que, por ejemplo, una persona que pesa en la Tierra 70 kilos, en ese mundo pesaría alrededor de 26 kilos.

“El planeta en la zona habitable podría tener una atmósfera que podría proteger y estimular la vida”, comentó María Rosa Zapatero Osorio, astrónoma del Centro para la Astrobiología en Madrid, España, y una de las autoras del estudio publicado el 5 de agosto en la revista Astronomy & Astrophysics.

Las órbitas de los exoplanetas de L 98-59 están a 35 años luz de la Tierra y se descubrió que albergan a planetas rocosos, como la Tierra o Venus, que están lo suficientemente cerca a la estrella como para recibir calor.

Tres planetas con agua en su interior

El telescopio VLT de ESO ayudó al equipo a inferir que tres de los planetas podrían contener agua en su interior o en sus atmósferas. Los exoplanetas más cercanos a L 98-59 probablemente sean secos, pero podrían tener pequeñas cantidades de agua, mientras que alrededor de un 30 por ciento de la masa del tercer planeta podría ser agua, por lo que sería un mundo oceánico.

Además, el equipo detectó un cuarto exoplaneta no descubierto previamente y sospechan de la existencia de un quinto. Los astrónomos detectaron por primera vez los tres planetas de L 98-59 en 2019, usando el satélite TESS de la NASA.

“Tenemos indicios de la presencia de un planeta terrestre en la zona habitable de este sistema”, explicó Olivier Demangeon, investigador del Instituto de Astrofísica e Ciências do Espaço, de la Universidad de Porto en Portugal, y autor principal del nuevo estudio.

Desde el punto de vista técnico, el estudio marcó un hito porque permitió que los astrónomos determinaran —a través del método de la velocidad radial— que el planeta más interno del sistema tiene sólo la mitad de la masa de Venus. Se trata del planeta más liviano medido usando esa técnica, que calcula la oscilación de la estrella provocada por el diminuto tirón gravitacional de sus planetas en órbita.

Físico italiano Carlo Rovelli, "el nuevo Stephen Hawking”

publicado a la‎(s)‎ 29 jun 2021 8:30 por Plataforma Sites Dgac

Desde la época de la Grecia clásica, los físicos han tratado de generar teorías y probar sus hipótesis para explicar cómo funciona el mundo y el Universo.
El físico italiano Carlo Rovelli, ganador de varios premios y autor de varios libros de divulgación.
En tiempos más contemporáneos, nombres como Albert Einstein y Stephen Hawking se han destacado por sus famosas teorías de la Relatividad y el Big Bang, y el avance tecnológico ha permitido realizar interesantes experimentos a nivel de la mecánica cuántica, que es la que describe al mundo microscópico.

Y es en ese campo que desde hace varios años ha destacado la figura del físico de origen italiano Carlo Rovelli, autor de varios libros y que ha provocado sorpresa al proferir frases durante sus conferencias como que “el tiempo no existe”.

En un artículo titulado Rock star physicist Carlo Rovelli on why time is an illusion (“El físico estrella de rock Carlo Rovelli explica por qué el tiempo es una ilusión”) y publicado en la revista New Statesman, George Eaton escribió que “la determinación de Rovelli por hacer accesible la física cuántica y sus prodigiosas ventas de libros, lo han llevado a ser calificado como ‘el nuevo Stephen Hawking’”.

De acuerdo al científico nacido en Verona, Italia, en 1956, el concepto del tiempo tal como lo conocemos, como pasado, presente y futuro, en realidad no funciona así a nivel cuántico.

“Estas no son ideas especulativas de sueños raros de los físicos. Estos son hechos que medimos en el laboratorio, con instrumentos y que pueden ser verificados”, asegura.

Universo complejo

Tras interesarse por la ciencia durante su período de joven rebelde en Italia, Rovelli resolvió consagrar su vida a tratar de conciliar la teoría de la mecánica cuántica con la de la relatividad general de Einstein.

Rovelli fue uno de los fundadores de la teoría de la gravedad cuántica de bucles o “teoría de los bucles”, la cual plantea una estructura fina y granular del espacio. Es como una red de bucles cuantizados de campos gravitacionales. Esa teoría tiene aplicaciones en diferentes campos, por ejemplo, para estudiar el Big Bang o para abordar las propiedades de los agujeros negros.

Durante su brillante carrera, Rovelli ha recibido varios premios y publicado varios libros. Uno de ellos, “Siete breves lecciones de física”, se ha traducido a 41 idiomas y ha vendido más de un millón de ejemplares.

El destacado científico también ha dictado cátedra en Italia, Estados Unidos, Reino Unido, y Francia, y es investigador del Centro de Física Teórica de Marsella.

Tiempo fascinante

La redactora de BBC News Mundo Margarita Rodríguez entrevistó a este físico, interrogándole sobre diferentes temas, entre ellos el tiempo.

A continuación reproducimos parte de las preguntas que apuntan a descubrir las reflexiones de este hombre de ciencia.

Redactora: ¿Qué halló cuando se preguntó: por qué solo podemos conocer el pasado y no el futuro?

Rovelli: La razón por la que tenemos información del pasado y no del futuro es estadística. Tiene que ver con el hecho de que no vemos los detalles de las cosas. Tenemos una visión muy vaga de los detalles. No vemos las moléculas individuales que forman el aire del cuarto en el que estamos.

Pero en el mundo microscópico, no hay una distinción similar entre el pasado y el futuro.

Redactora: Usted ha hablado sobre la elasticidad del tiempo y sobre un día en el que "experimentemos directamente cosas como encontrarnos con nuestros hijos más viejos que nosotros en nuestro regreso a casa". Eso es fascinante. ¿Cómo podría pasar?

Rovelli: La pregunta correcta es la opuesta: ¿por qué cuando nos separamos y nos volvemos a encontrar, tu reloj y mi reloj miden el mismo intervalo de tiempo? No hay razón por la cual debieran hacerlo.

Nuestra experiencia nos dice eso sólo porque nuestras mediciones no son lo suficientemente precisas. Si lo fueran, veríamos que el tiempo corre a velocidades diferentes para personas distintas, dependiendo de dónde están y cómo se mueven.
Por eso, yo podría separarme de mis hijos y reunirme otra vez con ellos en un tiempo que es un año para mí y 50 años para ellos. Yo estoy todavía joven y ellos han envejecido. Con seguridad, esto es posible.

La razón por la que no lo experimentamos normalmente es sólo que nuestra vida en la Tierra se mueve a velocidades lentas entre nosotros y en ese caso las diferencias de tiempo son pequeñas.

"El ejemplo más claro de la relatividad del tiempo es la llamada paradoja de los gemelos, aunque no tienen nada de paradójico. Si uno de los gemelos viaja a gran velocidad alejándose del otro, y luego regresa, cuando se encuentren tendrán edades diferentes: el que nunca ha cambiado de velocidad será el más viejo".
"El tiempo no es un 'continente' absoluto en el que los objetos evolucionan; el tiempo es propio de cada objeto y depende de su movimiento".

"Se han realizado experimentos concretos (no con gemelos, sino con relojes idénticos muy precisos a bordo de aviones rápidos) y cada vez se ha comprobado que el mundo funciona exactamente como lo entendió Einstein: los dos relojes marcan horas distintas cuando se reúnen de nuevo".

Fuente: BBC Mundo.

Misiones de EEUU y China avanzan en exploración marciana

publicado a la‎(s)‎ 21 abr 2021 6:36 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 25 may 2021 6:43 ]

Los misterios del planeta Marte parecen estar más cerca de develarse a medida que misiones de diferentes países se despliegan en el Planeta Rojo, encabezados por Estados Unidos y China.
El pequeño helicóptero Ingenuity sobre la superficie de Marte.

El equipo del JPL a cargo del Ingenuity, liderado por MiMi Aung, celebra tras recibir imágenes y datos tras el primer vuelo exitoso del helicóptero en Marte.

El vehículo robótico Zhurong de la Agencia Espacial China sobre la plataforma de amartizaje y antes de iniciar su exploración sobre la superficie de Marte.
Durante la segunda quincena de abril de 2021, la NASA anotó un nuevo hito en la exploración espacial cuando el pequeño helicóptero Ingenuity realizó exitosamente su primer vuelo en Marte, un enorme logro tecnológico en la exploración humana del espacio exterior, mientras que China se convirtió en el segundo país del mundo en desplegar un vehículo en el planeta cuando el “rover” Zhurong fue desplegado y comenzó a desplazarse por su superficie.

Ingenuity

A las 6:46 del lunes 19 de abril, hora de Chile, el Ingenuity se elevó tres metros sobre la superficie marciana durante un vuelo de prueba de 39,1 segundos, provocando un estallido de júbilo entre los científicos y controladores que seguían la hazaña desde el Jet Propulsion Lab (JPL) de la NASA en Pasadena, California.

La importancia de este logro radica en que fue la primera vez que una aeronave hecha por el hombre era controlada a una distancia de unos 380 millones de kilómetros en promedio y voló en la atmósfera de otro planeta, cuyas características son bien distintas a la de la Tierra, partiendo por la fuerza del roce de una atmósfera con un 62% menos de gravedad que la nuestra.

Lo anterior fue un desafío para los ingenieros, pues debieron calcular la resistencia del aire y la potencia exacta que debe desarrollar el motor del Ingenuity para no salir disparado en el aire y perder una aeronave robot y sus proyectos de captación de imágenes de varios millones de dólares.

Uno de los puntos más sobresalientes de la misión es que el helicóptero voló gracias a un programa almacenado en su computador que le dio la orden de despegar, elevarse a cierta altitud, controlar la actitud y la velocidad del viento que se preveía que soplaría a la hora del vuelo.

El artefacto no se puede controlar directamente, en tiempo real, desde la Tierra debido a que un comando de ondas de radio demora aproximadamente 4 minutos y medio en llegar a Marte y luego otros 4 minutos y medio en regresar a nuestro planeta.

“Ingenuity es el más reciente de una larga tradición de proyectos de la NASA de lograr un objetivo en la exploración espacial que alguna vez se consideró imposible”, comentó el administrador provisorio de la agencia espacial estadounidense, Steve Jurczyk.

“El X-15 allanó el camino para el transbordador espacial. La sonda Mars Pathfinder y su vehículo Sojourner hicieron lo mismo para tres generaciones de vehículos para recorrer la superficie de Marte. No sabemos exactamente adónde nos conducirá Ingenuity, pero los resultados de hoy indican que el cielo podría no ser el límite, al menos en Marte”, agregó.

Hermanos Wright

En tanto, el administrador asociado de la NASA para la Ciencia, Thomas Zurbuchen, anunció que el sitio en Marte donde tuvo lugar ese primer vuelo fue bautizado como “Campo Hermanos Wright”, “en reconocimiento al ingenio e innovación que siguen impulsando a la exploración”.

El primer vuelo del Ingenuity estuvo lleno de incertidumbres debido a que Marte tiene una gravedad de un tercio la de la Tierra y una atmósfera muy delgada, con solo un 1 por ciento de la presión en la superficie en comparación con la Tierra. Eso significa que hay relativamente pocas moléculas de aire con las que los rotores de 1,2 metros pueden interactuar para conseguir la propulsión necesaria para elevarse del suelo.

“Hemos estado pensando por tanto tiempo sobre tener nuestro momento de los hermanos Wright en Marte, y aquí está”, comentó MiMi Aung, gerente del proyecto del Helicóptero Mars Ingenuity en el JPL.

“Vamos a tomar un momento para celebrar nuestro éxito y luego seguiremos el ejemplo de Orville y Wilbur respecto a qué hacer a continuación. La historia demostró que ellos siguieron trabajando para aprender todo lo que pudieran sobre su nuevo avión, y nosotros haremos lo mismo”, agregó.

Nuevos vuelos

El helicóptero Ingenuity viajó a Marte adherido al cuerpo central del vehículo Perseverance, que fue lanzado desde Cabo Cañaveral, Florida, el 30 de julio de 2020, tocó la superficie marciana el 18 de febrero de 2021 y fue desplegado el 3 de abril sobre la superficie del cráter Jezero.

Tres días después del primer vuelo, el Ingenuity realizó su segundo vuelo el 22 de abril, elevándose cinco metros sobre la superficie marciana y moviéndose en forma lateral a una distancia de 2 metros, para luego volver y aterrizar en el lugar desde donde había despegado.

En su tercera incursión, el 25 de abril, el pequeño helicóptero volvió a elevarse cinco metros para luego desplazarse por unos 50 metros, volver y posarse en el lugar desde el que había despegado, en un vuelo que duró en total 80 segundos.

En su cuarto vuelo, el 30 de abril, el Ingenuity completó un trayecto de 266 metros durante 117 segundos, mientras que en su quinto vuelo se desplazó 129 metros para adoptar una nueva ubicación, tras lo cual se elevó 10 metros, el doble que en las ocasiones anteriores, para sacar algunas fotografías y luego posarse sobre ese nuevo sitio, en una operación de 108 segundos.

Fase de demostración

Según los científicos de la NASA, el sexto vuelo del Ingenuity —que debería ocurrir el 26 de mayo o en una fecha cercana— será el primero de la fase de “demostración” del helicóptero. Durante los primeros cinco vuelos, el equipo quería saber si la aeronave operaría como se esperaba, y además querían probar el funcionamiento de sus baterías y su desempeño en el clima extremo de Marte, y consideraron que se desempeñó mejor de lo previsto.

En la nueva fase, el Ingenuity mostrará sus aplicaciones prácticas, incluyendo la exploración de múltiples características de la superficie desde el aire, y se registrarán datos e imágenes que volverán a la Tierra para su análisis.

Rover chino

Además de Emiratos Árabes Unidos —que puso en órbita alrededor de Marte a su sonda Amal (“Esperanza”) el 9 de febrero— y de Estados Unidos, el tercer país que se unió recientemente a la exploración del Planeta Rojo fue China, que amartizó su vehículo Zhurong el domingo 16 de mayo, como parte de su misión Tianwen-1, lanzada en julio de 2020.

Luego, el miércoles 19 desplegó el robot enviando las primeras imágenes en blanco y negro de la superficie y de la sonda a la Tierra, las que fueron difundidas por la Agencia Espacial China.

Se espera que la sonda y el rover pasen unos tres meses tomando fotos, recopilando datos geográficos y recogiendo y analizando muestras de rocas.

El Zhurong, de seis ruedas, impulsado por energía solar y de 240 kilos de peso, lleva el nombre de un mítico dios chino del fuego.

El objetivo del vehículo robótico será estudiar las rocas de la superficie de Marte y su atmósfera, además de buscar señales de vida, incluyendo la posible existencia de agua o hielo bajo su superficie.

El vicecomandante de la misión, Zhang Yuhua, dijo que el vehículo Zhurong fue diseñado para funcionar por 92 días terrestres (o 90 días marcianos, conocidos como “sols” y que son levemente más largos que los días terrestres) y que compartirá los datos que recoja a través de la sonda que permanece en órbita.


Fuentes: NASA y BBC.

Nuevo estudio pretende sacar a motores “warp” del reino de la ciencia ficción

publicado a la‎(s)‎ 12 mar 2021 3:43 por Plataforma Sites Dgac

Los aficionados a los libros, películas y series de ciencia ficción probablemente estén familiarizados con el concepto de los motores warp, que son los que usan las naves del universo de Star Trek y de otras franquicias para viajar por el espacio interplanetario.
Esquema del funcionamiento del motor warp presentado por los científicos Alexey Bobrick y Gianni Martire en un paper.

Alexey Bobrick.

Gianni Martire.
Sin embargo, un nuevo estudio teórico de dos astrofísicos pretende sacar a ese concepto del reino de la ciencia ficción y convertirlo en una realidad, lo que permitiría salvar distancias enormes para poder explorar el cosmos.

Se trata de un paper presentado en la revista Classical and Quantum Gravity por los científicos Alexey Bobrick y Gianni Martire, quienes anunciaron que construyeron el primer modelo de motores warp físicos.

Bobrick y Martire son miembros de Applied Physics, un grupo independiente de científicos, ingenieros e inventores que asesoran a empresas y gobiernos en ciencia y tecnología para aplicaciones tanto comerciales como humanitarias.

El modelo de estos científicos se basa en los trabajos previos del respetado físico teórico mexicano Miguel Alcubierre Moya, quien desarrolló un modelo matemático que presentó en 1994 que permitiría viajar más rápido que la luz sin violar la relatividad general, que sostiene que nada puede superar la velocidad de la luz.

“Mucha gente en el campo de la ciencia está al tanto del Motor Alcubierre y creen que los motores warp son una imposibilidad física porque necesitan energía negativa”, comentó al medio The Business Wire Alexey Bobrick, astrofísico y científico de la Universidad de Lund, Suecia.

“Esto, sin embargo, ya no es correcto; fuimos en una dirección distinta a la NASA y otros y nuestra investigación ha mostrado que, de hecho, existen varias otras clases de motores warp en la relatividad general. En particular, formulamos nuevas clases de soluciones para motores warp que no requieren de energía negativa y, por lo tanto, se vuelven físicos”, aseguró.

Manipulación del espacio-tiempo

La energía negativa es un concepto usado en física para explicar la naturaleza de ciertos campos, como el campo gravitacional y varios efectos de campos cuánticos, y, de acuerdo a teorías especulativas, podría ser utilizada para viajar por el tiempo al pasado, para crear agujeros de gusano en forma artificial y en motores warp para viajar por el espacio más rápido que la luz.

El modelo de Alcubierre contempla un vehículo que necesitaría de una enorme cantidad de energía negativa, lo que no sería posible para una nave espacial en la realidad. Pero la novedad del modelo propuesto por Bobrick y Martire radica en que podría usarse una enorme fuerza gravitacional para manipular el espacio-tiempo.

De acuerdo al sitio web Phys.org, “el truco es encontrar la forma de comprimir una masa del tamaño de un planeta a un tamaño manejable de un módulo espacial para usar su gravedad. Debido a las dificultades implícitas, un motor warp a partir del modelo desarrollado por los autores no podría ser construido hoy, pero sugiere que algún día podría ser posible”.

“Presentamos el primer modelo general para motores warp simétricamente esféricos subluminales de energía positiva, ofrecemos soluciones de motor-warp supraluminales que satisfacen desigualdades cuánticas, entregamos optimizaciones para la métrica Alcubierre que reducen los requerimientos de energía negativa en dos órdenes de magnitud, e introducimos un motor warp de espacio-tiempo en que la capacidad espacial y la tasa de tiempo pueden ser escogidas de una forma controlada”, declaran los autores en el sitio web de Applied Physics.

Aunque por el momento todo es a un nivel teórico y sumamente abstracto, es posible que a partir es este modelo se desarrollen nuevas ideas y tecnologías que nos permitan, algún día, alcanzar las estrellas.

“Aunque todavía no podemos superar la velocidad de la luz, no necesitamos hacerlo para volvernos una especie interestelar”, comentó Gianni Martire, el coautor del estudio potencialmente revolucionario, que ha suscitado gran interés en la comunidad científica y que contó con el respaldo del propio Miguel Alcubierre.

El paper de Alexey Bobrick y Gianni Martire, en inglés y de contenido mayormente técnico-conceptual, puede ser leído y descargado en: https://arxiv.org/pdf/2102.06824.pdf

Fuentes: The Business Wire, Phys.org y Applied Physics.

El inicio de una nueva era en la exploración marciana

publicado a la‎(s)‎ 23 feb 2021 5:40 por Plataforma Sites Dgac

El jueves 18 de febrero de 2021, la NASA marcó otro hito en la exploración espacial cuando su sonda robótica Perseverance llegó exitosamente a la superficie del planeta Marte tras una travesía de siete meses por el espacio.
Una de las primeras imágenes en color captadas por la sonda Perseverance tras su "amartizaje".

Ilustración del vehículo Perseverance con sus siete instrumentos especializados para captar imágenes y analizar la composición de los elementos presentes en Marte.

(Fuente: NASA).
El 30 de julio de 2020, la Perseverance junto al pequeño helicóptero Ingenuity despegaron a bordo de un cohete Atlas V 541 de dos etapas de United Launch Alliance (ULA) desde el Complejo de Lanzamientos Espaciales N° 41 en Cabo Cañaveral, Florida, en la misión que nuevamente pone al Planeta Rojo en el centro de las miradas de los astrónomos y astrofísicos.

“Este amartizaje es uno de esos momentos cruciales para la NASA, Estados Unidos y la exploración espacial a nivel global, cuando sabemos que estamos en el umbral del descubrimiento y sacando punta a nuestros lápices, por decirlo de algún modo, para reescribir los libros”, comentó el administrador en funciones de la agencia espacial estadounidense, Steve Jurczyk.

“La misión Perseverance a Marte en 2020 personifica el espíritu de nuestra nación de perseverar incluso en las situaciones más desafiantes, inspirando y avanzando en la ciencia y la exploración. La misión misma personifica el ideal humano de perseverar hacia el futuro y nos ayudará a prepararnos para la exploración humana del Planeta Rojo”, agregó Jurczyk.

Objetivos específicos

Luego de un viaje de 471 millones de kilómetros desde la Tierra, la sonda Perseverance desplegó exitosamente un paracaídas que permitió que el vehículo “amartizara” en el Cráter Jezero, una antiquísima cuenca fluvial seca de 45 kilómetros localizada en el hemisferio norte de Marte.

Hace unos 3.500 millones de años, un río fluía allí hacia un cuerpo acuático del tamaño aproximado de Lake Tahoe (localizado en la frontera de California con Nevada, Estados Unidos), donde depositó sedimentos en un delta. El equipo a cargo de la misión escogió ese lugar para el amartizaje porque creen que ese antiquísimo delta fluvial y depósitos lacustres podrían haber recogido y preservado moléculas orgánicas y otras posibles señales de vida microbiana.

Efectivamente, uno de los principales objetivos de la sonda robótica Perseverance es la búsqueda de señales de vida en el pasado remoto de Marte, particularmente en rocas especiales que se sabe que pueden preservar las señales de vida en el tiempo.

Los otros objetivos son explorar el sitio de amartizaje que muestra gran diversidad geológica; evaluar la habitabilidad del planeta en un pasado remoto; recoger muestras de rocas y del suelo que podrían ser devueltas a la Tierra por una misión futura de la NASA; y probar tecnología para la futura exploración robótica y humana.

Para eso, el vehículo de tres metros de largo, 2,7 metros de ancho, 2,2 metros de alto y 1,02 toneladas de peso (aproximadamente del tamaño de un automóvil compacto) cuenta con varios instrumentos especializados, supervisados por diferentes especialistas desde la Tierra.

Complejos sistemas de investigación

Por ejemplo, Mastcam-Z es un avanzado sistema de cámaras con capacidad panorámica y estereoscópica que puede realizar acercamientos y también será el encargado de determinar la mineralogía de la superficie marciana. Otra cámara, llamada SuperCam, captará imágenes y realizará análisis de composición química y mineralogía a distancia.

El espectrómetro PIXL ayudará a estudiar la composición de los elementos de los materiales en la superficie marciana, permitirá realizar una detección más detallada y análisis de elementos químicos. La demostración de tecnología MOXIE producirá oxígeno a partir del dióxido de carbono de Marte en un experimento que, si tiene éxito, podría ser usado por futuros astronautas en Marte como combustible para volver a la Tierra, además de usarlo para respirar en el Planeta Rojo.

Perseverance es la sonda robótica y vehículo más avanzado enviado hasta ahora a Marte. Incluye un sistema de pilotaje automático para desplazarse por la superficie marciana, llamado Terrain Relative Navigation, que permitirá a la zona moverse más rápidamente sobre terreno irregular.

Primer vuelo en Marte

Junto a la sonda principal viajó a Marte el helicóptero Ingenuity, que realizará los primeros vuelos de prueba propulsados dentro de la delgada atmósfera marciana. Se trata de una pequeña aeronave autónoma de 49 centímetros de alto y 1,8 kilos de peso que viajó adherida a la sonda Perseverance.

Su desempeño durante esos vuelos experimentales contribuirá a la toma de decisiones y a considerar el uso de pequeños helicópteros para futuras misiones en Marte, donde podrían tener un papel de respaldo como exploradores robóticos, examinando el terreno desde la altura, o como un vehículo científico propiamente tal para transportar instrumentos.

“Lo más importante y esencial es que (Perseverance) va a recolectar muestras del suelo, de rocas, en antiguos lagos marcianos donde vamos a poder buscar evidencias de microfósiles de vida pasada. Y lo interesante es que dichas muestras se van a guardar en unos tubos que van a poder volver a la Tierra en misiones futuras”, comentó el astrónomo de la Universidad de Chile Diego Mardones.

Otras misiones

Marte ha captado el interés de la Humanidad desde tiempos inmemoriales, pero el avance científico sólo permitió comenzar a investigarlo en forma más cercana desde mediados de 1965, cuando la sonda Mariner 4 de la NASA sobrevoló por primera vez el Planeta Rojo y envió las primeras imágenes de cerca de la superficie marciana.

Aprovechando un período de oposición de Marte, es decir, cuando ese planeta y la Tierra alcanzan su punto de mayor cercanía, el año pasado también fueron lanzadas otras misiones de exploración. De ese modo, el 9 de febrero de 2021 entró exitosamente en órbita alrededor de marte la sonda Amal, o “Esperanza”, de Emiratos Árabes Unidos, que orbitará alrededor de Marte por 687 días para estudiar su climatología y la composición de su atmósfera.

Al día siguiente arribó a la órbita de Marte la sonda china Tianwen-1, que estudiará el planeta desde allí durante algunos meses para luego tratar de poner sobre la superficie marciana un vehículo de exploración en mayo o junio.

Además de eso, desde 2012 que explora Marte otro vehículo enviado por la NASA, el Curiosity, y el planeta es orbitado por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter, entre otros.

Fuente: NASA.

Júpiter y Saturno, el último espectáculo astronómico del año

publicado a la‎(s)‎ 21 dic 2020 13:32 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 22 dic 2020 4:51 ]

Después del espectacular eclipse total de Sol que fue visible desde varias localidades de las regiones del Biobío y de La Araucanía, en el sur de Chile, el 14 de diciembre, este peculiar año 2020 aún ofreció otro espectáculo astronómico.
La conjunción planetaria entre Júpiter y Saturno fue visible en toda su magnitud al atardecer del lunes 21 de diciembre de 2020. No ocurría una así desde el 16 de julio de 1623.

El astrónomo, escritor y Premio Nacional de Ciencias Exactas José Maza instó a todos a observar el fenómeno, que calificó como "la conjunción de nuestras vidas".

El profesor de astronomía de la Universidad de Chile Patricio Rojo explica que con un telescopio o binoculares incluso podían ser visibles algunas de las lunas de Júpiter.
Se trató de la conjunción planetaria de Júpiter y Saturno, los planetas más grandes del Sistema Solar, que fue visible en toda su magnitud desde prácticamente todo el mundo el lunes 21 de diciembre de 2020. En Chile, el fenómeno fue visible a partir de la hora de la puesta de Sol y mirando en dirección al oeste. Se pudo ver a ojo desnudo, aunque con telescopio o binoculares fue posible apreciar más detalles, pues esos instrumentos permitieron a algunos contemplar incluso alguna de las 79 lunas de Júpiter.

Han pasado 400 años desde que ambos planetas estuvieron tan cerca y hace 800 años que el fenómeno no ocurría durante la noche.

“Una conjunción astronómica sucede cuando dos objetos parecieran acercarse mucho en la esfera celeste. En realidad, no se acercan, sino que se alinean. Ambos están en la misma dirección si uno los mira”, explicó el profesor de astronomía de la Universidad de Chile Patricio Rojo.

“Esta semana, tenemos una conjunción de Júpiter y Saturno. Estos planetas parecieran acercarse mucho, pero en realidad cada uno va a estar en su órbita. Por lo tanto, la distancia entre ellos sigue siendo muy grande, sólo que desde la Tierra los vemos cerquita. Este acercamiento máximo que tienen hoy día no se había visto desde el siglo XVII, en que Galileo podría haberlo visto con sus telescopios, pero era una observación muy difícil porque estaba muy cerca del Sol y no hay registros de que Galileo lo haya intentado”, agregó.

“La conjunción de nuestras vidas”

El conocido astrónomo José Maza, Premio Nacional de Ciencias Exactas 1999 y que también es autor de libros astronómicos de divulgación, hizo un llamado a través de un video en YouTube a que la gente observara la conjunción, que pudo ser contemplada a ojo desnudo y sin tener que usar ningún tipo de protección, pues podría ser una oportunidad única en nuestras vidas.

“No se olviden de mirar el 21 de diciembre al atardecer a Júpiter y Saturno, que van a estar muy, muy juntos, en conjunción. Eso ocurre cada más o menos 20 años, porque Saturno se demora 30 años en dar una vuelta (alrededor del Sol), Júpiter se demora 12, y cada 20 años Júpiter vuelve a pasar a Saturno. Así es que esta conjunción, pero no tan buena, se va a repetir en 20 años más”, explicó.

“Pero una (conjunción) tan buena como esta, hay que irse atrás hasta 800 años para encontrar una de este calibre. Así es que esta es la conjunción de nuestras vidas. Al menos en la mía, yo creo que va a ser la última. Entonces, miren el 21 de diciembre, al ponerse el Sol, mirando hacia el oeste”, recomendó el académico en la plataforma de videos online.

Aprovechando al buen clima y la posibilidad de contemplar el fenómeno en forma completamente segura y gratuita, los astrónomos instaron al público a salir a la intemperie para contemplar este espectáculo probablemente único en nuestras vidas.

“Para los que han estado mirando el cielo estos últimos días, lo que han visto a simple vista han sido dos estrellas que se van acercando, que están entre la Luna y el horizonte, son dos estrellitas que cada día están más cerca. Si se mira con algún telescopio, con algún tipo de largavista, se podría incluso ver las lunas de Júpiter. Los anillos de Saturno son más difíciles (de ver). Esos requieren algún telescopio con mayor aumento. Pero las lunas de Júpiter se pueden ver, casi con un simple largavista. O con una buena cámara o con un buen zoom”, advirtió Patricio Rojo.

La conjunción entre Júpiter y Saturno coincidió con el comienzo del verano en el Hemisferio Sur y con el solsticio de invierno en el Hemisferio Norte. La última vez que ocurrió una alineación de tal magnitud entre ambos planetas fue el 16 de julio de 1623 y no se volverá a observar hasta el 15 de marzo de 2080, según cálculos de los astrónomos.

Espectacular eclipse total de Sol en el sur de Chile

publicado a la‎(s)‎ 1 dic 2020 4:23 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 1 dic 2020 5:07 ]

El lunes 14 de diciembre de 2020 ocurrirá el próximo gran espectáculo astronómico que tendrá como protagonista a Sudamérica y, en forma particular, al sur de Chile y Argentina.
El eclipse total de Sol del 14 de diciembre de 2020 será visible desde varias localidades del sur de Chile en forma total alrededor de las 13:00 horas.

El mapa muestra la zona desde donde el eclipse será más visible dentro del territorio chileno e incluye ciudades como Temuco, Pucón, Valdivia, Puerto Saavedra, Villarrica, Curarrehue, Teodoro Schmidt, Carahue, Loncoche, Lican Ray y Nueva Imperial, entre otras.
Se trata de un eclipse total de Sol, que se produce cuando la órbita de la Luna hace que se interponga entre la Tierra y el Sol. Como la Luna y el Sol alcanzan diámetros aparentes similares para el observador desde tierra, parece como si la Luna tapara por completo al Sol, “eclipsándolo”.

El fenómeno —que desde Chile fue visible por última vez el 2 de julio de 2019 desde las regiones de Atacama y Coquimbo y fue particularmente apreciable desde ciudades como La Serena, Coquimbo y otras localidades de la zona— comenzará alrededor de las 11:30, hora local, y llegará a su totalidad alrededor de las 13:00 horas.

La oscuridad comenzará en el Océano Pacífico, a dos mil kilómetros al noreste de Papeete, en la Polinesia Francesa, para posteriormente pasar a 650 kilómetros de la Isla de Pascua.

Entonces, el eclipse parcial se iniciará a las 11:37 horas en Isla Mocha y luego la sombra se proyectará al territorio continental cerca del Lago Budi, en Puerto Saavedra.

Ahí se producirá una franja territorial donde el eclipse tendrá mayor visibilidad, que contemplará las ciudades de Pucón, Villarrica, Caburgua y Curarrehue, entre otras localidades. Posteriormente, la franja de oscuridad pasará por Argentina, donde el día se hará noche en las provincias de Neuquén y Río Negro.

Zonas privilegiadas

El eclipse será visible desde gran parte de Sudamérica, desde un pequeño territorio de África y en áreas de los Océanos Pacífico y Atlántico.

Desde territorio nacional, las zonas donde el fenómeno será más visible son las regiones de La Araucanía y de Los Ríos, con posibilidad de apreciar entre un 90 y un 100 por ciento el eclipse total.

El cono de oscuridad, conocido como “umbra”, será una franja de aproximadamente 110 kilómetros e incluirá a ciudades de la Región de La Araucanía como Puerto Saavedra, Teodoro Schmidt, Carahue, Nueva Imperial, Freire, Pitrufquén, Gorbea, Loncoche, Pucón, Lican Ray y Villarrica.

En Temuco, el evento podrá observarse tanto en forma parcial como total, dependiendo del sector de la ciudad en que esté el observador.

En la capital, Santiago, el fenómeno alcanzará un 79 por ciento de visibilidad y en Concepción, en la Región del Biobío, un 94 por ciento.

Para observar el espectáculo astronómico en forma segura, los expertos recomiendan usar anteojos que cumplan con la norma ISO 12312-2 con menos de tres años de antigüedad, que se encuentren en buen estado y hayan sido adquiridos en el comercio establecido.

Los filtros caseros, como radiografías, vidrio ahumado o rollos fotográficos revelados, no sirven y si una persona los usa para observar el eclipse, podría sufrir de daño ocular.

Fuentes: Teletrece y Meganoticias.

Exitoso lanzamiento de nave privada con cuatro astronautas a la estación espacial

publicado a la‎(s)‎ 18 nov 2020 3:57 por Plataforma Sites Dgac

A las 1:02 (hora de Chile) del martes 17 de noviembre de 2020 se confirmó el acoplamiento exitoso de la cápsula Resilience con la Estación Espacial Internacional, en el marco de la misión Crew-1, un esfuerzo conjunto entre la NASA y la empresa aeroespacial SpaceX del magnate Elon Musk, quien dio un nuevo e importante paso en sus planes por colonizar la Luna y Marte.
Estos son los cuatro astronautas que viajaron a la Estación Espacial Internacional a bordo de la cápsula Resilience de SpaceX (de izquierda a derecha): Soichi Noguchi, de la agencia espacial japonesa JAXA, Michael Hopkins, Shannon Walker y Victor Glover (NASA).

El momento del despegue del cohete Falcon 9 de SpaceX que transportó la cápsula Resilience con los cuatro astronautas a bordo.
El domingo 15 de noviembre de 2020 despegó desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, Estados Unidos, el cohete Falcon 9 de SpaceX que transportaba la cápsula Crew Dragon bautizada como Resilience y tripulada por los astronautas estadounidenses Michael Hopkins, Victor Glover y Shannon Walker, más el astronauta de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) Soichi Noguchi.

Tras un vuelo de 27 horas y media, la cápsula se acopló exitosamente a la Estación Espacial Internacional, que orbita a unos 400 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, donde los cuatro astronautas fueron recibidos por su colega de la NASA Kate Rubins, por el comandante de la EEI, Sergey Ryzhikov, y por el cosmonauta Sergey Kud-Sverchkov, ambos de la agencia espacial rusa Roscosmos.

Ellos y Kate Rubins se encontraban en la Estación Espacial Internacional desde el 14 de octubre. Hopkins, Glover, Walker y Noguchi permanecerán en la EEI durante seis meses.

“La NASA está cumpliendo con su compromiso con el pueblo estadounidense y con nuestros socios internacionales de proveer de misiones seguras, confiables y efectivas desde el punto de vista de los costos hacia la Estación Espacial Internacional usando a la industria privada estadounidense”, comentó el administrador de la NASA, Jim Bridenstine.

No es un juego

Lo que pareciera ser a simple vista una misión más al espacio, la realidad se encarga de recordarnos que no es así. La tecnología puede fallar, los hombres podemos cometer errores y en estos vuelos que parecieran ser ya casi habituales un minúsculo detalle hace la diferencia entre la vida y la muerte, el fracaso y el éxito.

La complejidad de los sistemas, los programas y la resistencia de los materiales y componentes, entre otros elementos, son de tal magnitud que es  imperativo reconocer que aún este tipo de misiones son experimentales.

Lanzar al espacio y colocar en órbita a cuatro seres humanos dentro de un ambiente protegido y transportarlos a una órbita baja -en la que se encuentra la Estación Espacial Internacional- es una empresa que desafía los límites de la inteligencia humana y la eficiencia de la tecnología.

Los cuatro astronautas norteamericanos llegaron sin contratiempos a la Estación Espacial Internacional. Sin embargo, la misión europea con su cohete Vega, lanzada el lunes, falló a los ocho minutos de vuelo, cuando alcanzaba la órbita, por lo que se perdieron satélites de España y Francia.

Aquello es un recordatorio del desafío y los riesgos que corren quienes vuelan en esas naves y quienes en tierra, sufren la responsabilidad de cada despegue y misión al espacio, asediados por úlceras que amenazan su salud y conciencias que palpitan los riesgos.

La Luna, Marte y más allá

La misión Crew-1 de la NASA y SpaceX es considerada un hito y el inicio de una nueva era de misiones tripuladas a la Estación Espacial Internacional, pues es la primera de al menos seis misiones entre ambas compañías en virtud de un contrato por 2.600 millones de dólares firmado en 2014.

En mayo de 2020 despegó desde Cabo Cañaveral la misión conjunta Demo-2, en que dos astronautas estadounidenses, Doug Hurley y Bob Behnke, realizaron el primer vuelo tripulado a bordo de una cápsula Crew Dragon hacia la EEI. Fue la primera vez en casi 10 años que despegaba hacia el espacio un cohete tripulado desde suelo estadounidense y eso puso fin a la dependencia de la NASA de las cápsulas rusas Soyuz, luego cerrar su programa de transbordadores en julio de 2011.

Días antes del más reciente lanzamiento, el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, explicó que la meta final de este tipo de misiones es “tener más recursos para hacer cosas para las que aún no hay un mercado comercial, como ir a la Luna y a Marte bajo el programa Artemisa”, en el que la NASA quiere enviar a la primera mujer y al próximo hombre que pisarán la Luna en 2024, para luego establecer una presencia humana sostenida allí hacia el fin de la década.

Poco después de que la cápsula Resilience se puso en órbita, Elon Musk —que el 13 de noviembre informó por Twitter que de cuatro exámenes por Covid-19 que le practicaron, dos dieron positivo y dos, negativo— publicó en esa red social un “emoji” de un corazón.

La Luna el 2022, Marte el 2024

Previamente, Musk ha manifestado en varias oportunidades su anhelo por llegar a establecer bases permanentes en la Luna, de colonizar el planeta Marte y de llegar incluso más allá.

El 16 de octubre, en la Convención de la International Mars Society, Musk dijo que pretende lanzar uno de sus cohetes Starship en una misión no tripulada a Marte en cuatro años y enviar ese mismo cohete a la Luna en 2022.

Musk cree que la Humanidad necesita establecer una presencia permanente y autosuficiente en Marte para asegurar “la continuación de la conciencia como la conocemos”, en caso de que la Tierra se vuelva inhabitable debido a alguna catástrofe, desde una guerra nuclear al impacto de un asteroide.

Tras el despegue exitoso de la misión Crew-1, la NASA y SpaceX recibieron felicitaciones desde todo el mundo y de parte de figuras como el ex astronauta Edwin “Buzz” Aldrin y del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

¿Hallazgo de vida microbiana en Venus?

publicado a la‎(s)‎ 16 sept 2020 5:00 por Plataforma Sites Dgac

El lunes 14 de septiembre de 2020, el mundo fue sorprendido por el anuncio de un grupo de científicos sobre la aparente presencia de un gas en las nubes del planeta Venus que podría ser el indicio de la presencia de vida microbiana.
Científicos anunciaron el hallazgo de gas fosfina en las nubes del planeta Venus, que podría ser generado por procesos geoquímicos hasta ahora desconocidos o por la presencia de vida microbiana.

Rodrigo Herrera Camus, académico de la Universidad de Concepción, investigador del Centro de Astrofísica CATA y doctor en Astronomía de la Universidad de Maryland.
Jane Greaves, una astrónoma del Instituto de Astronomía de la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, lideró el equipo responsable del descubrimiento y junto a Anita Richards, de la Universidad de Manchester; y a William Bains y Sara Seager, ambos del Massachusetts Institute of Technology (MIT), anunció a través de una videoconferencia que detectaron la presencia de fosfina en nubes a unos 50 kilómetros sobre la superficie de Venus que podrían ser un indicador de la presencia de vida.

Al mismo tiempo que tenía lugar el anuncio, la revista Nature Astronomy publicó un artículo sobre el hallazgo.

Candidato improbable

La superficie de Venus es una especie de infierno desierto y rocoso con temperaturas cercanas a los 400 grados Celsius y una presión atmosférica de más de 90 veces la que existe al nivel del mar en la Tierra.
Sin embargo, a unos 50 kilómetros sobre la superficie de Venus la temperatura alcanza unos 25 grados centígrados y existe una presión atmosférica similar a la de la Tierra. Es allí donde se ubica la fosfina que fue detectada por primera vez en junio de 2017 con el telescopio James Clerk Maxwell en Hawái.

Aunque los datos recabados con el telescopio de Hawái no fueron concluyentes, en 2019 el Atacama Large Millimiter/Submillimeter Array (ALMA), desde el Desierto de Atacama, en Chile, captó una señal definitiva de fosfina.

La atmósfera de nuestro planeta contiene una parte de fosfina entre 10 billones. En Venus en cambio, se vieron entre cinco y 20 partes por cada 1.000 millones, explicó Clara Sousa-Silva, astrónoma del MIT y coautora del estudio. Según sus análisis, esta concentración sólo puede deberse a la presencia de fenómenos geoquímicos desconocidos o a la presencia de vida.

Gas tóxico

La fosfina —o fosfano— es un gas tóxico que huele a ajo y a pescado podrido y que mata a formas de vida que dependen del oxígeno. La fosfina fue usada como arma química durante la Primera Guerra Mundial, aún se utiliza para fumigaciones agrícolas, como raticida, en la industria de los semiconductores y también es generado a partir de la elaboración de metanfetaminas.

Sin embargo, la fosfina también es un producto natural de algunas especies de bacterias anaeróbicas, que son organismos que viven en ambientes desprovistos de oxígeno, como vertederos, pantanos e intestinos de animales.

La molécula de fosfina (PH3) tiene una estructura piramidal. Arriba se ubica un átomo de fósforo y debajo, tres átomos de hidrógeno.

“Si bien se ha detectado gas fosfina en Júpiter y Saturno, estos son planetas que tienen las condiciones en su atmósfera, por ser planetas gigantes, para poder crear la fosfina sin la necesidad o la intervención de microorganismos, como ocurre acá en la Tierra”, explica Rodrigo Herrera Camus, académico de la Universidad de Concepción, investigador del Centro de Astrofísica CATA y doctor en Astronomía de la Universidad de Maryland.

“Ahora, Venus es un planeta similar a la Tierra. Entonces, el hecho de que detectemos gas fosfina, y en la abundancia en que se detectó, que es mayor que la abundancia que existe en la Tierra, indicaría que si no existe algún proceso geológico o físico químico en la atmósfera que la pueda producir, esta fosfina pueda estar, de alguna manera, ligada a la presencia de microorganismos que la generaron”, agrega el especialista.

En 2019, el equipo científico que realizó el anuncio publicó un estudio en el que concluyó que la presencia de fosfina en cualquier planeta rocoso con temperaturas templadas es un biomarcador que no tiene falsos positivos. Por eso, las hipótesis que se barajan ahora es que, en efecto, la fosfina captada en Venus se debe a procesos geoquímicos hasta ahora desconocidos en ese planeta, o a la presencia de vida microbiana.

Enigma científico

En palabras simples, la fosfina no debería estar presente en la atmósfera venusina. Según los científicos, es muy difícil de elaborar y la química en las nubes de ácido sulfúrico que cubren Venus deberían destruir esas moléculas antes de que puedan acumularse hasta alcanzar las cantidades observadas.

Sin embargo, los científicos advierten que aún la detección misma de fosfina debe ser verificada y que la huella de ese gas descrita en el estudio podría ser una señal falsa generada por los telescopios o el procesamiento de los datos.

La posibilidad de que exista vida en las nubes de Venus tampoco es algo nuevo, sino que se ha considerado por casi 60 años.

“Aunque las condiciones en la superficie de Venus hacen que la hipótesis de que exista vida allí sea implausible, las nubes de Venus son otra cosa completamente”, escribieron el renombrado astrónomo Carl Sagan y su colega Harold Morowitz en la revista Nature en 1967.

Según César Fuentes, doctor en Astrofísica de la Universidad de Harvard y académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, el descubrimiento “pone a Venus más arriba en la lista de prioridades para buscar vida en el Sistema Solar”.

De acuerdo al doctor Rodrigo Herrera, los próximos pasos apuntan a estudiar con más detención las características de Venus.

“El primer paso importante es mejorar el actual modelo que tenemos de la atmósfera de Venus para realmente poder descartar de que existe un proceso en su atmósfera, ya sea por la radiación del Sol, geológico, etcétera, que pueda producir la fosfina sin la necesidad de invocar microorganismos que la produzcan”, sostiene.

“Y, por supuesto, sería fantástico si pudiéramos tener sondas que fueran a visitar el planeta Venus. Existen un par de iniciativas privadas, India también tiene un proyecto en mente y la NASA en febrero anunció entre sus finalistas algunos proyectos que podrían visitar el planeta Venus”, agrega.

“Así es que si bien este hallazgo del gas fosfina no indica directamente que exista vida en Venus, aumenta nuestras posibilidades de que nuestro vecino efectivamente pueda albergar microorganismos y alimenta, por supuesto, el interés en intentar financiar misiones que visiten este planeta en el corto plazo”, concluye el astrónomo.

Fuentes: Nature Astronomy, Las Últimas Noticias, Space.com y El País.

1-10 of 26