Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

¿Son realmente nuevos y relevantes los documentos publicados de la CIA?

publicado a la‎(s)‎ 15 ene 2021 12:30 por Plataforma Sites Dgac
En un año que se prevé que sea importante en lo vinculado a noticias sobre fenómenos aéreos anómalos debido a un esperado reporte del Pentágono solicitado por el Congreso de Estados Unidos, los seguidores del tema fueron sorprendidos durante la semana del 11 de enero por la publicación de documentos desclasificados por la CIA.
La colección de archivos sobre OVNIs de la CIA está disponible ahora para todo el mundo en el sitio web The Black Vault.
El sitio web The Black Vault, manejado por el investigador John Greenewald Jr., puso a disposición del público cientos de archivos desclasificados por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos donde se refiere al tópico, y que asegura que es la totalidad de la documentación que tiene sobre el tema.

Sin embargo, algunos estudiosos más familiarizados con la ufología advierten que en realidad no se trata de nada nuevo, sino de documentos que ya estaban “dando vueltas” por Internet desde hace varios años y que lo único nuevo es que John Greenewald Jr. compró un CD con estos archivos a la CIA en 2020 y publicó la nueva lista actualizada de casos desclasificados por la agencia de Inteligencia en The Black Vault.

La “Comisión Robertson”

Prácticamente desde los inicios de la “era OVNI” contemporánea en 1947, estudiosos han apuntado al supuesto interés de la CIA en el estudio del fenómeno de los objetos voladores no identificados. Los archivos compartidos por John Greenewald Jr. datan de la década de 1950 en adelante y se refieren a asuntos tanto dentro de Estados Unidos como en el exterior.

Por ejemplo, figuran cartas y memorandos escritos antes y después de la denominada “Comisión Robertson”, en que la CIA convocó a cinco renombrados científicos en enero de 1953 para estudiar los antecedentes con que contaban sobre los “platillos volantes”, encabezada por el matemático y físico Howard P. Robertson.

La “Comisión Robertson” fue una reunión secreta en su momento, pero su existencia fue desclasificada y es conocida desde hace años. Varios otros documentos subidos a The Black Vault corresponden a cartas enviadas a los participantes de esa reunión para recomendarles cómo tratar con un tal doctor Leon Davidson, que estuvo hostigando a la CIA entre 1953 y 1956, aproximadamente, tratando de acceder a una transcripción de un supuesto mensaje radial que habría llegado desde el espacio.

Los documentos también muestran memorandos en que la CIA indicaba qué subdepartamento se encargaría de seguir las noticias que aparecieran sobre lo que llamaba “aeronaves no convencionales” y destaca que el tema podía ser usado por eventuales enemigos, como la Unión Soviética, en operaciones de guerra psicológica.

En todo caso, la misma CIA ha admitido en al menos dos oportunidades haberse vinculado de alguna manera con el asunto OVNI. La primera vez fue a fines de 1997, cuando publicó un estudio en el que afirmó que durante la Guerra Fría los militares le mintieron al público sobre la verdadera naturaleza de muchos objetos voladores no identificados para esconder su creciente flota de aviones espías U-2 y SR-71.

Posteriormente, el 2 de julio de 2014, la CIA publicó en su cuenta oficial de Twitter: “¿Se acuerdan de los reportes de actividad inusual en los cielos en los años ’50? Éramos nosotros”, con un vínculo a un informe descargable titulado “La CIA y el programa U-2, 1954-1974”.

Sudamérica

En lo que toca a Sudamérica, los documentos desclasificados por la CIA muestran más que nada reportes de prensa locales recogidos por operativos de la agencia en los países en los que operaban y que eran remitidos a Langley.

De ese modo, encontramos un texto con el reporte en la prensa local del avistamiento de un OVNI en la localidad de Bahía Blanca, Argentina, en mayo de 1962 y el reporte sobre la caída de un satélite artificial en territorio boliviano a mediados de mayo de 1978.

Respecto a Chile, hay un documento enviado a fines de julio de 1950 con la traducción de un artículo enviado por el doctor Eduard Ludwig para Cóndor, una revista en alemán que era publicada en Chile en esos años.

En el artículo, titulado “El misterio de los ‘discos voladores’. Una contribución a su posible explicación”, Ludwig habla sobre su experiencia personal años antes trabajando en la planta de investigación del profesor Junkers en Dessau, Alemania, donde estaban desarrollando un “nuevo tipo de aeronave” que podría explicar la existencia de los “platillos voladores”, que, recordemos, eran un fenómeno reciente en 1950.

En cualquier caso, la cantidad de documentos ahora a disposición del público es grande, de modo que los seguidores del tema de los fenómenos aéreos anómalos podrán pasarse horas revisando los documentos y buscando datos “nuevos” entre documentación no tan nueva, pero que sólo ahora está disponible para el gran público.

Los interesados en buscar entre la documentación, que está en inglés, pueden hacerlo ingresando al sitio web https://www.theblackvault.com/documentarchive/ufos-the-central-intelligence-agency-cia-collection/
Comments