Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

PILOTOS YA NO SERÁN CONSIDERADOS LOCOS

publicado a la‎(s)‎ 27 may. 2019 11:59 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 27 may. 2019 12:53 ]
El Profesor de Ingeniería Aeroespacial de la Universidad de Michigan, Iain D. Boyd, Doctor en Aeronáutica y Astronáutica de la Universidad de Southampton en Inglaterra, acaba de publicar un artículo respecto a la investigación de UFOS por parte del Pentágono en los Estados Unidos.


Iain D. Boyd asegura que de acuerdo a los nuevos protocolos institucionales, los pilotos y marinos de los Estados Unidos ya no serán considerados locos por informar sobre objetos voladores no identificados.

No es que los militares de ese país finalmente estén considerando la idea de que naves extraterrestres están visitando la Tierra, sino más bien están interesados en descubrir el origen de fenómenos que se producen en el espacio aéreo.


Como seres humanos solemos equivocarnos y malinterpretar observaciones de fenómenos naturales. Esta conducta es casi tan antigua como el homo sapiens e incluye ejemplos como el de los manatíes confundidos con sirenas y maderos flotantes en un lago escocés que han sido interpretados como un gran monstruo submarino.

Según el académico norteamericano un ejemplo muy reciente de lo anterior fue la observación de una extraña formación luminiscente en el cielo causada por el lanzamiento de un cohete SpaceX.

Boyd afirma que en este tipo de casos, se producen interpretaciones
incorrectas porque las personas tienen información incompleta o no entienden lo que están viendo.


Problema grave

"Sobre la base de mi experiencia previa como asesor científico de la Fuerza Aérea, creo que el Pentágono quiere evitar este tipo de confusión, por lo que necesita comprender mejor los objetos voladores que ahora no puede identificar. Durante una misión militar, ya sea en tiempos de paz o en guerra, si un piloto o un soldado no puede identificar un objeto, tienen un problema grave:

¿Cómo deben reaccionar, sin saber si es neutral, amigable o amenazante?

Afortunadamente, los militares pueden usar tecnologías avanzadas para tratar de identificar cosas extrañas en el cielo"; apunta.

Conciencia situacional es el término que se usa en el ámbito militar para tener una comprensión completa del entorno en el que está operando.

Un fenómeno aéreo anómalo y extraño representa una incógnita en la
conciencia situacional. Cuando cualquier piloto observa algo extraño durante el vuelo, lo único que puede hacer es preguntar a otros pilotos y al Control de Tráfico Aéreo si tiene alguna información sobre lo que ha detectado a simple vista.

Este tipo de fenómenos - que algunos llaman ovnis- representan una
oportunidad para que los militares y también las tripulaciones civiles mejoren sus procesos de identificación.


Sistemas automatizados

Parte de ese trabajo - añade Iain D. Boyd, podría realizarse en el futuro
mediante sistemas automatizados, y potencialmente en tiempo real a medida que se desarrolla un incidente.

Los vehículos militares (Humvees, acorazados, aviones y satélites por igual) están cubiertos de sensores. No se trata solo de dispositivos pasivos como receptores de radio, cámaras de video e imágenes infrarrojas, sino también de sistemas activos como radar, sonar y lidar. Además, un vehículo militar rara vez está solo: los vehículos viajan en convoyes, navegan en flotas y vuelan en formaciones. Por encima de ellos todos son observados por satélites desde diferentes órbitas alrededor del planeta.

El profesor de la Universidad de Michigan afirma que los sensores pueden proporcionar una gran cantidad de información sobre estos fenómenos u "ovnis" , incluyendo rango, velocidad, rumbo, forma, tamaño y temperatura.

Añade también que hay que ser rigurosos pues , con tantos sensores y tanta información, es un desafío combinar la información y obtener algo que sea útil o comprensible.


Inteligencia artificial

El uso de nuevas tecnologías - como la inteligencia artificial- podría ser
combinar toda la información reunida para analizar todas las señales que vienen de los sensores, separando cualquier observación que no pueda identificar.

En esos casos, el sistema podría incluso asignar sensores en vehículos
cercanos o satélites en órbita para recopilar información adicional en tiempo real. Entonces podría montar una imagen aún más completa.
La tecnología y la inteligencia artificial -por ahora- no son infalibles. Por
ejemplo, en un famoso experimento realizado por científicos de Google, un algoritmo avanzado de reconocimiento de imágenes basado en inteligencia artificial fue engañado para identificar erróneamente una foto de un panda como un gibón simplemente distorsionando una pequeña cantidad de los píxeles originales.

En opinión de Boyd, el nuevo enfoque de la Armada de los Estados Unidos para informar sobre los encuentros con fenómenos aéreos desconocidos es un buen primer paso.
Comments