Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Astronautas de la NASA en histórica misión con SpaceX volverán a la Tierra el 2 de agosto

publicado a la‎(s)‎ 2 jun. 2020 7:14 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 22 jul. 2020 9:13 ]
Los astronautas estadounidenses de la NASA Douglas “Doug” Hurley y Robert “Bob” Behnken regresarán a la Tierra a bordo de la cápsula Crew Dragon de SpaceX el 2 de agosto de 2020, tras permanecer en la Estación Espacial Internacional poco más de dos meses luego de una misión histórica en que una empresa privada envió por primera vez en la historia a astronautas al espacio.
Los astronautas estadounidenses Bob Behnken y Doug Hurley junto a Chris Cassidy y otros astronautas tras su arribo a la Estación Espacial Internacional.

De izquierda a derecha, Bob Behnken y Doug Hurley vestidos con un traje de astronautas de nuevo diseño.

Despegue del cohete Falcon 9, que transportó la cápsula Crew Dragon en que viajaron los astronautas, desde el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos.

Imagen de la cápsula espacial Crew Dragon de SpaceX mientras realiza maniobras de acoplamiento con la Estación Espacial Internacional.
El sábado 30 de mayo de 2020, los ojos de los estamentos científicos y millones de personas y entusiastas en los Estados Unidos y en el planeta, incluyendo Chile, siguieron con atención, suspenso y emoción el despegue de la cápsula Crew Dragon desde Cabo Cañaveral, en que por primera vez en casi 10 años dos astronautas ascendieron al espacio desde territorio estadounidense.

Se trató de la misión conjunta “Demo 2” entre la Agencia Espacial Estadounidense (la NASA) y la empresa aeroespacial privada SpaceX, del magnate Elon Musk. Originalmente, el cohete Falcon 9 de SpaceX que transportó a la cápsula con los veteranos astronautas Hurley y Behnken tenía previsto despegar el miércoles 27 de mayo, pero el lanzamiento tuvo que ser aplazado al sábado 30 de mayo debido a condiciones climáticas adversas.

El despegue desde el Complejo 39A del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, tuvo lugar pasadas las 15:30, hora de Chile, y fue seguido por millones de personas a través de la televisión e Internet.

Tras 19 horas de vuelo, la cápsula Crew Dragon se acopló exitosamente y en forma automática a la Estación Espacial Internacional, de modo que el domingo 31 de mayo, a eso de las 10:30, hora local, millones de telespectadores vieron a Behnken y Hurley flotando por la escotilla hacia la EEI, donde fueron recibidos por los astronautas residentes liderados por el estadounidense Chris Cassidy.

Cohete reutilizable

Pocos minutos después del lanzamiento, los astronautas ya estaban saliendo desde la alta atmósfera hacia el espacio. Entonces, comenzaron a desacoplarse fases del cohete Falcon 9 y la primera de ellas, el propulsor principal, aterrizó exitosamente en una embarcación no tripulada de SpaceX, dado que el cohete es reutilizable.

La importancia de la misión radica en que la asociación entre la NASA y SpaceX podría marcar el fin de la dependencia de la Agencia Espacial Estadounidense en las cápsulas espaciales rusas Soyuz para poner a sus astronautas en órbita y, de paso, fortalecer la motivación en la empresa privada de ese país para implementar sistemas que lleven astronautas y turistas al espacio.

Eso, mientras la NASA pone sus mejores esfuerzos para materializar el regreso a la Luna, la construcción de la Estación Espacial “Gateway” alrededor del satélite, establecer una colonia permanente y preparar un viaje tripulado a Marte.

Es la primera vez que una empresa privada, con desarrollo y diseños tecnológicos propios, transporta al espacio a dos astronautas, lo que marca el inicio de una nueva era en que los privados competirán o se complementarán con las principales agencias espaciales del mundo para salir al cosmos, explorar y buscar nuevos horizontes.

La cápsula Crew Dragon fabricada por SpaceX tiene un diseño que llama la atención. Cuenta con espacio para un máximo de siete pasajeros y pantallas táctiles, como las de los teléfonos celulares y tablets, que reemplazan a los sistemas antiguos de palancas y botones.

“Esto es el comienzo”

“La diseñamos pensando en que fuese increíble y se vea hermosa”, comentó el director de la misión, Benji Reed. 

Después del lanzamiento, y mientras los astronautas volaban hacia la EEI, los responsables de la misión ofrecieron una teleconferencia de prensa.

El administrador de la NASA, Jim Brindestine, se mostró muy complacido por el despegue exitoso, aunque remarcó que esto no ha terminado, sino que es sólo el comienzo.

“Déjenme ser claro, la misión aún no ha terminado, este es un vuelo de pruebas, de modo que este es el comienzo. Hasta ahora, todo ha resultado muy, muy bien y nos emociona el hecho de que Bob y Doug, nuestros héroes americanos, están a salvo en órbita y en camino a la Estación Espacial Internacional”, declaró.

“Creo que el modelo de negocios ha probado ser muy exitoso. Estamos reduciendo costos, estamos aumentando el acceso y eso seguirá sucediendo, en la medida en que consigamos más socios y, por supuesto, en la medida en que SpaceX y otros (desarrolladores de tecnologías para la exploración espacial) tengan más clientes”, agregó.

Dieciocho años de espera

En tanto, Elon Musk, el presidente ejecutivo de la empresa privada SpaceX, tenía algo de dificultad para hilar frases debido a las emociones previas.

“Estoy muy emocionado y se me hace difícil hablar. He estado 18 años trabajando para este objetivo, de modo que es difícil asimilar que ya ocurrió. Pero queda mucho trabajo por hacer”, comentó.

“Es de esperar que este sea el primer paso en un viaje hacia una civilización en Marte, porque la vida puede ser multiplanetaria, con base en la Luna, por primera vez en los 4,5 billones de años de historia la Tierra”, agregó.

El magnate, que también es dueño del fabricante de automóviles eléctricos Tesla, dijo además que “se necesitará una tremenda cantidad de innovación y desarrollo tecnológico para hacer que salir de órbita sea una cosa rutinaria, en que miles o, ojalá, millones de personas puedan viajar a otros planetas”.

Un hito espacial

El presidente de la Asociación Chilena del Espacio, Héctor Gutiérrez Méndez, fue uno de los miles de interesados que siguió con expectación el lanzamiento.

“Este es un caso digno de analizar. Durante casi 10 años, Estados Unidos dependió de Rusia para efectuar todo tipo de transporte hacia la Estación Espacial Internacional.  Normalmente, viajaban en la cápsula espacial Soyuz un estadounidense, un japonés y un ruso, por ejemplo. Ahora van dos estadounidenses”, declaró.

“Hace algunos meses, Estados Unidos creó una Fuerza Espacial. Entonces esto es un indicio, una señal, de que ese país quiere recuperar su independencia tecnológica y soberanía para contar con sus propios medios en la exploración espacial”, añadió.

En la misma línea, el piloto, ingeniero aeroespacial y candidato a astronauta chileno Klaus Von Storch destaca que la asociación entre la NASA y SpaceX se inició hace años, pero hasta ahora la firma privada sólo había realizado transporte logístico.

“Es un tremendo hito que se generó cuando la NASA estaba con recortes de presupuesto y vieron que la participación de empresas privadas podía servir para enfrentar el tema de costos”, explicó.

“Con esto, se abre una oportunidad no sólo para la NASA, sino para el resto del mundo, para que pueda desarrollarse de mejor manera el turismo espacial, además del desarrollo de medicamentos y un sinfín de actividades que se desarrollan en el espacio”, agregó Von Storch, quien además destacó que la misión trae consigo un cambio en el diseño de los trajes espaciales y en los sistemas de monitoreo, que cuentan con tecnología de punta.

Los astronautas Behnken y Hurley volverán a la Tierra a bordo de la cápsula Crew Dragon el 2 de agosto.
Comments