Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

¿Llamados desde otra estrella?

publicado a la‎(s)‎ 8 ene 2021 4:52 por Plataforma Sites Dgac
El viernes 18 de diciembre de 2020, el periódico británico The Guardian filtró la noticia de que un millonario proyecto llamado Breakthrough Listen había detectado una misteriosa señal de radio proveniente de Proxima Centauri, la estrella más cercana al Sol, a “apenas” 4,2 años luz de distancia.
Los radiotelescopios escudriñan el espacio en busca de alguna señal procedente de eventuales formas de vida inteligente.

Concepción artística de uno de los planetas de la estrella Proxima Centauri, ubicada a "apenas" 4,2 años luz del Sol y de la Tierra y desde donde provendría la señal captada por los astrónomos.

César Fuentes, astrónomo de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA) y doctor en Astrofísica de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.
La señal fue hallada al revisar datos de archivo durante el segundo semestre del año pasado y aunque parece provenir desde Proxima Centauri, los científicos aún no pueden descartar que se haya originado de interferencia basada en la Tierra. Eso disminuye mucho la probabilidad de que se trate de una transmisión de alguna forma de inteligencia extraterrestre, o lo que se conoce como una “firma tecnológica”.

Los científicos responsables del hallazgo advierten que aún hay mucho trabajo por hacer, pero estiman que el interés que ha generado la noticia es justificado.

“(La señal) posee algunas propiedades particulares que han hecho que pase muchos de nuestros chequeos y aún no podemos explicarla”, comentó Andrew Siemion, astrónomo de la Universidad de California en Berkeley y jefe del proyecto de 100 millones de dólares Breakthrough Listen, financiado por el empresario y físico multimillonario ruso-israelí Yuri Milner.

La particularidad de la señal es que ocupa una banda de espectro radial muy estrecha, los 982 megahercios, que usualmente es una frecuencia de transmisiones utilizadas por satélites y vehículos espaciales construidos por el hombre.

“No conocemos formas naturales para comprimir la energía electromagnética en una frecuencia tan concentrada” como esta, afirmó Siemion, aunque también advirtió que podría obedecer a algún fenómeno natural hasta ahora desconocido.

La señal fue captada originalmente a fines de abril de 2019 desde el radiotelescopio Parkes, en Australia. Proxima Centauri es una estrella del tipo enana roja y se han descubierto dos planetas que orbitan alrededor, llamados “Proxima b” y “Proxima c”, de los cuales el primero está dentro de la “zona habitable” definida por los astrofísicos.

Cautela

César Fuentes, astrónomo de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile e investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA), también recomendó actuar con mesura.

“Lo que podemos esperar es que esta señal y estos datos van a seguir siendo investigados precisamente porque no ha podido ser replicada esta detección”, comentó Fuentes, que también es doctor en Astrofísica de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

Efectivamente, uno de los problemas con la misteriosa señal, bautizada por los científicos como BLC1, o “Breakthrough Listen Candidate 1”, es que no ha podido ser detectada de nuevo.

“Es bien poco probable que esta se transforme o sea una señal que corresponda a vida inteligente, aunque por supuesto que existe la posibilidad, por baja que sea”, agregó César Fuentes.

En 1977, los astrónomos detectaron una señal similar conocida como “Wow!”, que sin embargo nunca más volvieron a captar.

“Ha habido casos similares de señales en radio que tampoco han tenido una buena explicación, con características que parecen no tener origen natural, o no se encuentra una explicación natural, lo cual no significa que no la tenga, sino a la incapacidad de nosotros de explicarla, pero que luego son muy difíciles de corroborar porque no se vuelven a repetir”, sostuvo Fuentes.

Todos los especialistas concuerdan en que lo más probable es que la señal provenga de alguna fuente de interferencia basada en la Tierra previamente desconocida y que es posible que en los próximos meses se sepa más al respecto, porque los estudios de la misteriosa señal continúan.

Fuente: Scientific American.
Comments