Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Julio, mes de espectáculos astronómicos

publicado a la‎(s)‎ 14 jul. 2020 6:03 por Plataforma Sites Dgac
Sin duda que vivir en cuarentena durante meses debido a la pandemia de Covid-19 no es fácil. Se siente la falta de libertad, el contacto social y la ansiedad y angustia que provoca el encierro prolongado. Sin embargo, aquí el bien mayor es la salud de todos los chilenos, por eso hay que prevenir y seguir los consejos de las autoridades sanitarias.
Concepción artística de una lluvia de meteoritos, como es el caso de la lluvia de las Perseidas.

El astrónomo de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y divulgador del Centro de Astrofísica CATA.

El cometa Neowise, que pasa por la vecindad de la Tierra cada 6.800 años, será visible en el Hemisferio Sur a partir del 22 de julio.

Uno de los globos Loon de Google, que a menudo son considerados como OVNIs.
A pesar de todas las restricciones, todavía tenemos acceso a hermosos fenómenos naturales que pueden estar sucediendo literalmente sobre nuestras cabezas sin que lleguemos a enterarnos. En julio, dos fenómenos celestes podrían ofrecernos la posibilidad de disfrutar en forma totalmente gratuita de las maravillas del universo.

Lluvia de meteoritos

Entre el 17 de julio y el 24 de agosto tendrá lugar un fenómeno anual conocido como la “lluvia de las Perseidas”, que son meteoritos que, desde la Tierra, parecen provenir de la constelación de Perseo y que al entrar a la atmósfera terrestre y caer son percibidas como estrellas fugaces.

La “lluvia de estrellas” también es conocida como “lágrimas de San Lorenzo”, porque la fecha en que es visible suele coincidir con el 10 de agosto, que corresponde a ese onomástico.

“La visibilidad máxima es alrededor del 12 de agosto. Sin embargo, desde la mayor parte del territorio de Chile en esta época del año, (la constelación de) Perseo está, por lo general, bajo el horizonte o muy cerca del horizonte, así es que es difícil verlo”, explica José Utreras, astrónomo de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y divulgador del Centro de Astrofísica CATA.

“Desde Arica, eso sí, a eso de las cinco de la mañana, el lugar desde donde se ve que sale esta lluvia de meteoros, las Perseidas, tiene una altitud de unos 12 grados respecto al horizonte. Así es que en lugares bien al norte sí podría verse esta lluvia de meteoros”, agrega.

El fenómeno se produce por el material rocoso que es dejado por cometas en su trayecto alrededor del Sol, que queda flotando en forma de anillo y que entra a la órbita terrestre atraído por la fuerza de gravedad cuando nuestro planeta realiza el movimiento de traslación alrededor del Sol.

Entonces, algunos de esos fragmentos rocosos caen a la Tierra y al volverse incandescentes debido al efecto del roce, son percibidos desde el suelo como estrellas fugaces.

Viajero milenario

Otra sorpresa que nos depara el mes de julio es el paso de un verdadero viajero milenario. Se trata del cometa Neowise, que fue observado por primera vez por los astrónomos en 2016 y que debe su nombre al telescopio de la NASA que lo descubrió.

De acuerdo a los científicos, se trata de un cuerpo celeste que pasa en la vecindad de la Tierra sólo una vez cada 6.800 años, de modo que podremos observarlo ahora o nunca. La última vez que estuvo cerca de nuestro planeta probablemente haya sido visto por gente de la antigüedad.

“La relevancia que tiene es que al ser tan poco frecuente que se acerquen los cometas, esto se vuelve un fenómeno particularmente especial. Porque se puede estudiar cómo afecta la radiación del Sol a los cometas y ver si es que podrían llegar a destruirse”, indica José Utreras.

“Había cierta expectación de que este cometa pudiera destruirse en su camino al Sol al perder mucho gas, que es hielo que se está sublimando. Pero, al parecer, no ha ocurrido”, añade. Los cometas están formados por hielo, polvo y rocas.

Sin embargo, el astrónomo de la Universidad de Chile advierte que es muy poco probable que el cometa Neowise pueda ser visto a ojo desnudo.

“Actualmente ya está bajando su brillo y va a comenzar a ser visto en el Hemisferio Sur desde el 22 de julio. Ya fin de mes se va a poder ver mejor, porque al estar muy cerca del Sol solamente se puede ver en el atardecer o al amanecer, dependiendo de dónde uno esté”, sostiene Utreras.

“Donde se va a poder ver va a ser en el atardecer, alrededor de las seis de la tarde. El problema es que al no ser tan luminoso, va a competir con el brillo del cielo, así es que hay que tener un equipo especial para verlo”, aclara.

El punto de mayor acercamiento del cometa Neowise a la Tierra será el próximo 23 de julio, cuando estará a unos 103 millones de kilómetros.

Satélites y globos

Además del paso diario de satélites de la constelación Starlink de la empresa aeroespacial SpaceX de Elon Musk, que a menudo las personas que los observan los catalogan como objetos voladores no identificados (OVNI), es posible que en las próximas semanas globos del proyecto Loon de Google sobrevuelen sobre el territorio chileno y generen reportes sobre OVNIs.

Eso ha ocurrido en varias oportunidades en los últimos meses, pero gracias a la tecnología disponible en la actualidad el CEFAA puede determinar rápidamente cuando un reporte OVNI corresponde a uno de estos artefactos.

En estos momentos, hay tres globos Loon sobrevolando entre Perú y Ecuador, pero los artefactos a veces surcan los cielos sobre el cono sur, incluyendo Argentina y el espacio aéreo chileno que es responsabilidad de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).
Comments