Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Inteligencia de EEUU informó sobre análisis de 144 reportes de fenómenos aéreos no identificados

publicado a la‎(s)‎ 29 jun 2021 8:19 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 30 jun 2021 8:32 ]
El 25 de junio de 2021, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de los Estados Unidos evacuó un Informe al Congreso de ese país sobre los casos de observación y detección de fenómenos aéreos no identificados, o “UAP” por su sigla en inglés.
El edificio del Pentágono estadounidense.

El edificio del Congreso de Estados Unidos.
El documento de 9 páginas incluye 144 incidentes UAP (Unidentified Aerial Phenomena, o Fenómenos Aéreos No Identificados) que ocurrieron entre el mes de noviembre de 2004 y marzo de 2021, 80 de los cuales fueron captados por diferentes tipos de sensores.

En los análisis realizados a los sensores que captaron los fenómenos comprobaron que algunos equipos funcionaban muy bien y que otros pueden deberse a anomalías.

Asimismo, se reconoce que de todas las observaciones registradas cuentan con una cantidad limitada de informes de alta calidad, situación que constituye un obstáculo para sacar conclusiones sobre su naturaleza.

El Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados (UAPTF, por su sigla en inglés) afirma que “la mayoría de los UAP informados probablemente representan objetos físicos dado que la mayoría de los UAP se registraron a través de múltiples sensores, que incluyen radar, infrarrojos, electroópticos, buscadores de armas y observación visual”.

Características de vuelo inusuales

Añade que en un número limitado de incidentes, los UAP parecieron exhibir características de vuelo inusuales y que es necesario hacer un análisis más completo y detallado de los mismos.

De acuerdo al informe, no todas las observaciones de estos UAP tendrían el mismo origen, añadiendo que cuando se resuelvan probablemente los clasificarían en alguna de las siguientes cinco categorías:

    1. Desorden aéreo.
    2. Fenómenos atmosféricos naturales.
    3. Programas de desarrollo de la industria                            estadounidense o del Gobierno de Estados                      Unidos.
    4. Sistemas de adversarios extranjeros.
    5. Categoría general “otro”.

El documento se refiere a la categoría "otro" en los siguientes términos:

"Aunque la mayoría de los UAP descritos en nuestro conjunto de datos probablemente permanezcan sin identificar debido a datos limitados o desafíos para el procesamiento o análisis de la recopilación, es posible que necesitemos conocimientos científicos adicionales para recopilar, analizar y caracterizar con éxito algunos de ellos. Agruparíamos tales objetos en esta categoría en espera de avances científicos que nos permitan comprenderlos mejor. La UAPTF tiene la intención de centrar un análisis adicional en el pequeño número de casos en los que un UAP parecía mostrar características de vuelo inusuales o gestión de firmas".

UAP plantean problema a seguridad de vuelos

El documento oficial afirma que “los UAP claramente plantean un problema de seguridad para los vuelos y pueden representar un reto para la seguridad nacional de los Estados Unidos”.

Añade que estos fenómenos también representarían un reto a la seguridad nacional si son plataformas de recolección de adversarios extranjeros o si proporcionan evidencia de que un adversario potencial ha desarrollado una tecnología revolucionaria o disruptiva.

Con toda la información reunida por el Grupo de Trabajo, el documento afirma que lo reunido son aún “datos limitados que dejan a la mayoría de los UAP sin explicación”.

El documento señala: “Los datos limitados y la inconsistencia en los informes son desafíos claves para evaluar los UAP. No existía ningún mecanismo de reporte estandarizado hasta que la Marina estableció uno en marzo de 2019. Posteriormente, la Fuerza Aérea adoptó ese mecanismo en noviembre de 2020, pero sigue limitado a los informes del Gobierno de los Estados Unidos. La UAPTF escuchó regularmente de manera anecdótica durante su investigación sobre otras observaciones que ocurrieron, pero que esos observadores nunca plasmaron en informes formales o informales”.

El documento evacuado por el Director de Inteligencia se hizo sobre la base de 144 informes provenientes de fuentes del Gobierno de los Estados Unidos y, de ellos, 80 informes involucraron observaciones con múltiples sensores. 

La mayoría de los informes describieron UAP como objetos que interrumpieron entrenamientos planificados previamente u otra actividad militar.

Estigmatización de quienes reportan

El Informe señala que los relatos de los aviadores, de los analistas de las Fuerzas Armadas y de la comunidad de Inteligencia describen el menosprecio asociado con la observación de UAP al informarlo o intentar discutirlo con colegas. 

“Aunque los efectos de estos estigmas -precisa el documento- han disminuido a medida que los miembros de alto nivel de las comunidades científica, política, militar y de inteligencia se refieren seriamente en el tema en público”, el riesgo a la reputación puede mantener a muchos observadores en silencio, complicando la búsqueda científica del tema.

Más adelante, el Informe indica que aunque hubo una amplia variabilidad en los datos recopilados y que el conjunto de información es actualmente demasiado limitado como para permitir un análisis detallado de tendencias o patrones: “Hubo una cierta agrupación de observaciones de UAP en lo que respecta a forma, tamaño y, particularmente, propulsión”.

Entre lo informado figura una frase que es decidora: “Un puñado de UAP parecen demostrar tecnología avanzada”.

En 18 incidentes, descritos en 21 informes, los observadores informaron patrones de movimiento o características de vuelo inusuales de UAP, añade el documento.

“Algunos UAP parecían permanecer estacionarios con vientos en altura, moverse contra el viento, maniobrar abruptamente o moverse a una velocidad considerable, sin medios de propulsión discernibles. En un pequeño número de casos, los sistemas de aviones militares procesaron energía de radiofrecuencia (RF) asociada con avistamientos de UAP”.

El documento añade que “La UAPTF (Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados) ha reunido una pequeña cantidad de datos que parecen mostrar un UAP que presenta una aceleración…”, añadiendo que es necesario realizar un análisis riguroso adicional por parte de múltiples equipos o grupos de expertos técnicos para determinar la naturaleza y validez de esos datos.

“Estamos realizando más análisis para determinar si se demostraron tecnologías innovadoras”, indica el Informe.

Más adelante agrega que los UAP documentados que reúnen un conjunto de datos limitado demuestra una variedad de comportamientos aéreos, “lo que refuerza la posibilidad de que haya múltiples tipos de UAP que requieren diferentes explicaciones”.

Explicaciones Probables

El documento evacuado por la Oficina del Director de Inteligencia al Senado de los Estados Unidos este 25 de junio pasado precisa ciertas explicaciones probables como:

“Desorden en el aire: estos objetos incluyen pájaros, globos, vehículos aéreos no tripulados (UAV) recreativos o escombros en el aire, como bolsas de plástico, que confunden una escena y afectan la capacidad del operador para identificar objetivos reales, como aviones enemigos”.

“Fenómenos atmosféricos naturales: los fenómenos atmosféricos naturales incluyen cristales de hielo, humedad y fluctuaciones térmicas que pueden registrarse en algunos sistemas infrarrojos y de radar”.

“Programas de desarrollo industrial o del Gobierno de Estados Unidos: algunas observaciones de UAP podrían atribuirse a desarrollos y programas clasificados de entidades de Estados Unidos. Sin embargo, no pudimos confirmar que estos sistemas representaran ninguno de los informes de UAP que recopilamos”.

“Sistemas de adversarios extranjeros: algunos UAP pueden ser tecnologías implementadas por China, Rusia, otra nación o una entidad no gubernamental”.

Peligro para la seguridad de los vuelos

También agrega el Informe que: “Los UAP representan un peligro para la seguridad de los vuelos y podrían suponer un peligro más amplio si algunos casos representan una recopilación sofisticada contra las actividades militares de Estados Unidos por parte de un Gobierno extranjero o demuestran una tecnología aeroespacial revolucionaria por parte de un adversario potencial”.

“La mayoría de los datos de UAP provienen de informes de la Marina de Estados Unidos, pero se están realizando esfuerzos para estandarizar los informes de incidentes en los servicios militares estadounidenses y otras agencias gubernamentales para garantizar que se capturen todos los datos relevantes con respecto a incidentes particulares y cualquier actividad del país que pueda ser relevante. La UAPTF está trabajando actualmente para adquirir informes adicionales, incluso de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF), y ha comenzado a recibir datos de la Administración Federal de Aviación (FAA)”.

Se añade que aunque la recopilación de datos de la USAF ha sido históricamente limitada, la USAF comenzó un programa piloto de seis meses en noviembre de 2020 para recopilar en las áreas más probables de encontrar UAP y está evaluando cómo normalizar la recopilación, los informes y los futuros análisis en toda la Fuerza Aérea.

Incrementar inversión en investigación

Por su parte, indica que la FAA (Administración Federal de Aviación) captura datos relacionados con UAP durante el curso normal de la gestión de operaciones de tráfico aéreo y, generalmente, recibe estos datos cuando los pilotos y otros usuarios del espacio aéreo reportan eventos inusuales o inesperados a esta organización.

El documento oficial sugiere “incrementar la inversión en investigación y desarrollo”, añadiendo que “la UAPTF (Grupo de Trabajo) ha indicado que la financiación adicional para la investigación y el desarrollo podría promover el estudio futuro de los temas expuestos en este informe”, añadiendo que dichas inversiones deben estar guiadas por una estrategia de recolección de UAP, una hoja de ruta técnica y un plan de programa de UAP, entre otros.

Finalmente, el Informe afirma haber identificado uno de los casos analizados como un globo desinflándose: “Los demás siguen sin explicación”, dice.
Comments