Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Hallazgo de agua en la Luna lleva a repensar procesos químicos

publicado a la‎(s)‎ 28 oct 2020 5:27 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 28 oct 2020 10:54 ]
Científicos de la Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) de Estados Unidos anunciaron el lunes 26 de octubre el hallazgo de agua en la superficie iluminada de la Luna, es decir en la cara que resulta visible para nosotros desde la Tierra.
El cráter Clavius, en el hemisferio sur de la Luna, donde científicos detectaron la presencia de moléculas de agua.

SOFIA, el telescopio montado sobre un avión Boeing 747SP modificado que logró el hallazgo.
El descubrimiento fue confirmado por el Observatorio Estratosférico para Astronomía Infrarroja (SOFIA, por su acrónimo en inglés), un telescopio de 2,7 metros de diámetro montado sobre un avión Boeing 747SP modificado que vuela a 13.700 metros de altura, por sobre el 99 por ciento del vapor de agua presente en la atmósfera terrestre, para tener una visión más clara del universo infrarrojo.

“Teníamos indicios de que el H2O —el agua tal como la conocemos— podría estar presente en el lado iluminado de la Luna”, comentó Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en el Directorio de Misiones Científicas en los cuarteles de la NASA en Washington.

“Ahora sabemos que está ahí. Este hallazgo desafía nuestro entendimiento de la superficie lunar y plantea preguntas intrigantes sobre recursos relevantes para la exploración del espacio profundo”, agregó.
 
Usando su Cámara Infrarroja para Objetos Distantes para el Telescopio SOFIA, ese observatorio pudo captar una longitud de onda específica única para las moléculas de agua, de 6,1 micrones, y descubrió una concentración relativamente sorprendente en el soleado cráter Clavius, en el hemisferio sur de la Luna.

El hallazgo indica que el agua podría estar distribuida en toda la superficie lunar y que probablemente no sólo esté limitada a lugares fríos y bajo las sombras.

Cráter Clavius

Observaciones previas de la superficie lunar habían detectado alguna forma de hidrógeno, pero no habían logrado distinguir si se trataba de agua o de su pariente químico cercano, el hidróxilo (OH).

“De por sí el descubrimiento es importante porque a pesar de que ya se sabía que hay agua en la Luna… lo increíble de este descubrimiento es que se encontraron moléculas de agua en zonas de la Luna donde deberían haberse evaporado, porque son zonas donde les llega el Sol. Y la temperatura no da para mantenerlas congelados”, explicó Robbie Barrera, licenciado en Física y Matemáticas de la USACH y divulgador del Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA).

“Entonces, implica que, primero, hay que repensar los procesos. Tal vez hay un proceso químico que está provocando moléculas de H2O y tal vez con lo rápido que llegan, así de rápido se van. Puede que aparezcan y desaparezcan. Entonces, si logramos entender ese proceso, podríamos ser capaces, eventualmente, de aprovecharlo para futuras bases espaciales. Pero para eso tendríamos que entender muy bien el proceso”, agregó.

Los datos provenientes de los alrededores del cráter Clavius indican concentraciones de agua de 100 a 412 partes por millón, que equivalen más o menos a una botella de agua de 355 ml, atrapada en un metro cúbico de suelo esparcido por la superficie lunar. Los resultados fueron publicados en el más reciente número de la revista Nature Astronomy.

Comparativamente, el desierto del Sahara tiene 100 veces la cantidad de agua detectada por SOFIA en el suelo lunar. Pero pese a las bajas cantidades, el hallazgo plantea interrogantes sobre cómo se crea el agua y cómo logra persistir en la superficie lunar, que carece de aire.

El agua es un recurso vital en el espacio profundo y un ingrediente clave para la vida tal como la conocemos. Su presencia es crucial para el programa Artemisa de la NASA, que quiere averiguar todo lo que pueda al respecto antes de enviar a la primera mujer y al próximo hombre que pisarán la Luna en 2024, para luego establecer una presencia humana sostenida allí hacia el fin de la década.

Fuente: NASA.
Comments