Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

El legado de grandeza y generosidad de un “nibelungo”

publicado a la‎(s)‎ 25 feb 2021 5:11 por Plataforma Sites Dgac
Poco más de cinco meses después de su deceso, el sábado 20 de febrero de 2021 fue lanzado en forma virtual un libro que homenajea y destaca la figura de Luis Altamirano Cañoles, uno de los precursores de la ufología en Chile, que en forma humilde y casi anónima recopiló alrededor de 3.000 casos publicados en la prensa local.
El Teniente Coronel del Ejército de Chile, piloto, investigador y escritor Rodrigo Bravo Garrido junto a su libro El Legado del Nibelungo.

Portada de El Legado del Nibelungo, una publicación de Editorial Digital.

El autor junto al homenajeado, Luis Altamirano Cañoles, pocos años antes de su deceso.
El Legado del Nibelungo es la tercera obra literaria del oficial del Ejército de Chile, piloto, investigador y escritor Rodrigo Bravo Garrido, un libro de 153 páginas que resalta al solitario Luis Altamirano como una persona tremendamente humana y generosa, que compartió desinteresadamente la información que recopiló con otros estudiosos del fenómeno OVNI.

“Fue una persona que tuvo una grandeza y una generosidad muy poco vista, no tan sólo en el ámbito ufológico, sino que yo diría en general, en la sociedad en que vivimos”, explicó el autor.

“‘El Nibelungo’ se lo puso (el médico psiquiatra y estudioso de las supuestas abducciones) Mario Dussuel, pero con cariño, porque conoce lo que significa la historia de los nibelungos, que custodiaban tesoros”, explicó Bravo en conversación con el CEFAA.

De baja estatura, con un rostro dominado por una prominente nariz y orejas sobresalientes, Altamirano se caracterizó siempre por su sencillez y generosidad, pues ayudó con información a más de una generación de ufólogos, y su aspecto físico le valió que fuera apodado “El Nibelungo”, por los enanos de la mitología germánica que vivían en las entrañas de la tierra protegiendo oro y piedras preciosas, mote que se tomaba con humor.

“La conclusión es que fue tanto lo que Altamirano logró leer con respecto a noticias propias de ufología, que al final se convirtió en un custodio de información, tal como los nibelungos custodiaban tesoros. Por eso, va de la mano con el apodo, pero no de forma despectiva ni peyorativa”, aclaró el autor.

En 2010, el Teniente Coronel Bravo publicó en calidad de coautor junto a Juan Castillo Cornejo el libro Ufología Aeronáutica y en 2017 la obra Los extraterrestres han muerto.

Un vistazo a la ufología chilena

La presentación de la obra estuvo a cargo de Rodrigo Fuenzalida Herrera, quien al referirse al libro dijo que “Rodrigo (Bravo) se pasea por varios ámbitos de la ufología nacional, generando sin querer una especie de historiografía de la ufología en Chile”.

“Yo creo que si quieren conocer también aspectos inéditos o aspectos que están siendo parte de una memoria perdida en torno al origen de la ufología en Chile, es vital leer El Legado del Nibelungo", agregó Fuenzalida.

“Altamirano – añade Rodrigo Bravo- fue un ratón de biblioteca, una persona que en un trabajo absolutamente silencioso y solitario reunió casi 3.000 casos, todos de la prensa chilena”.

La primera parte del libro está dedicada a repasar la vida de Luis Altamirano, que llegó a Santiago en 1965 a los 21 años desde el sur de Chile y que en 1978 fue uno de los miembros fundadores del Centro de Investigación de OVNIs (CIO) junto a Luis Riquelme, Aquiles Castillo y Hugo Pacheco. En esas páginas se entregan, además, datos sobre las actividades de UFO-Chile, una agrupación civil e investigativa de reportes sobre OVNIs, a la que Altamirano no perteneció.

Cartas a un pionero

En la parte final del libro, el autor incluyó cerca de 15 cartas escritas por personas que conocieron y compartieron con Luis Altamirano, desde reconocidos ufólogos chilenos como Sergio Sánchez, Diego Zúñiga y Raúl Núñez, hasta voluntarias y religiosas que lo cuidaron durante los años que vivió en un hogar de la Fundación Las Rosas, tras sufrir una trombosis en 2006.

La obra también contiene algunas fotografías que retratan distintas etapas de la vida del homenajeado, que el 25 de noviembre de 2009 publicó en calidad de coautor junto al periodista y escritor Juan Guillermo Prado el libro Historia de la Ufología en Chile y además colaboró en el dossier “Ufología en Chile” coordinado por Diego Zúñiga y publicado en 2002 en Cuadernos de Ufología de la Fundación Anomalía, en España.
Comments