Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Descubren planeta gigantesco orbitando estrella enana blanca

publicado a la‎(s)‎ 9 dic 2019 6:06 por Plataforma Sites Dgac
Científicos del Observatorio Europeo Austral (ESO) afirmaron que se encuentra en la Constelación de Cáncer, a 1.500 años luz de la Tierra, y que su tamaño es dos veces superior a su estrella.
Representación artística de la enana blanca WDJ0914+1914 con el planeta gigante cercano en estado de evaporación.

(Fuente: Observatorio Europeo Austral)
Utilizando el Very Large Telescope (VLT) en el desierto de Atacama, en Chile, un equipo dirigido por el investigador Boris Gänsicke, de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, detectó un planeta gigante a corta distancia de una enana blanca caliente, que es el remanente de una estrella similar al Sol. Eso hace que el planeta esté perdiendo su atmósfera y se esté formando un disco de gas alrededor de la estrella.

Estrellas como el Sol queman hidrógeno en su núcleo durante la mayor parte de su existencia. Cuando se les acaba ese combustible, se hinchan y se convierten en estrellas rojas gigantes, cientos de veces más grandes y envuelven a planetas cercanos.

En el caso del Sistema Solar, esto incluirá a Mercurio, Venus e incluso a la Tierra, que será consumida por el Sol gigante rojo en unos 5.000 millones de años. Finalmente, las estrellas similares al Sol pierden sus capas externas y dejan sólo un núcleo moribundo, una enana blanca.

Esos restos estelares todavía pueden albergar planetas y se cree que hay muchos de estos sistemas estelares en la Vía Láctea. Sin embargo, hasta ahora, los científicos nunca habían encontrado evidencias de un planeta gigante superviviente alrededor de una enana blanca.

Disco de gas

El equipo estudió alrededor de 7.000 enanas blancas y descubrió que una era diferente a las demás, pues al analizar variaciones sutiles de la luz de la estrella, encontraron elementos químicos en cantidades que los científicos nunca habían observado en una enana blanca.

“Fue uno de esos descubrimientos fortuitos. Sabíamos que tenía que haber algo excepcional en este sistema, y especulamos que podría estar relacionado con algún tipo de remanente planetario”, comentó Gänsicke en un estudio publicado en la revista Nature.

Para obtener más datos sobre la estrella, llamada WDJ0914+1914 y ubicada a 1.500 años luz de distancia, en la constelación de Cáncer, el equipo utilizó un instrumento llamado “X-shooter”, instalado en el VLT. Las observaciones confirmaron la presencia de hidrógeno, oxígeno y azufre asociados a la enana blanca.

Evaporación planetaria

“Al estudiar los detalles finos de los espectros tomados por X-shooter de ESO, el equipo descubrió que estos elementos estaban en un disco de gas que giraba hacia la enana blanca y que no provenían de la propia estrella”, explica un artículo publicado en el sitio web de la ESO.

“Se necesitaron varias semanas de trabajo para llegar a la conclusión de que la única manera de hacer un disco de este tipo es la evaporación de un planeta gigante”, comentó Matthias Schreiber, investigador del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso, quien computó la evolución pasada y futura de este sistema.

Según Odette Toloza, de la Universidad de Warwick, es la primera vez que científicos han podido medir las cantidades de gases, como el oxígeno y el azufre, en el disco, lo cual entrega pistas sobre la composición de las atmósferas de los exoplanetas.

“El descubrimiento también abre una nueva ventana para saber más sobre el destino final de los sistemas planetarios”, agrega Gänsicke.

Fuente: Observatorio Europeo Austral (www.eso.org)
Comments