Inicio‎ > ‎Actualidad‎ > ‎

Noticias

DESCUBREN LO QUE PODRÍA SER EL PLANETA MÁS PEQUEÑO DEL SISTEMA SOLAR

publicado a la‎(s)‎ 29 oct. 2019 8:55 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 29 oct. 2019 10:05 ]

Utilizando el instrumento SPHERE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, un equipo de astrónomos ha revelado que el asteroide Higía podría clasificarse como planeta enano
El planeta enano Higía en comparación con otros cuerpos celestes pequeños del Sistema Solar.
El objeto es el cuarto más grande del cinturón de asteroides después de Ceres, Vesta y Pallas.

Por primera vez, los astrónomos han observado a Higía con una resolución lo suficientemente alta como para estudiar su superficie y determinar su forma y tamaño.

Descubrieron que Higía es esférica, pudiendo destronar a Ceres como poseedora del título de planeta enano más pequeño del Sistema Solar.

Como objeto del cinturón principal de asteroides, Higía satisface de inmediato tres de los cuatro requisitos para ser clasificado como un planeta enano: orbita alrededor del Sol, no es una luna y, a diferencia de un planeta, no ha despejado los alrededores de su órbita. El requisito final es que tenga la suficiente masa como para tener su propia gravedad, generando así una forma más o menos esférica. Esto es lo que las observaciones de VLT han revelado ahora sobre Higía.

"Gracias a la capacidad única del instrumento SPHERE, instalado en el VLT (uno de los sistemas más potentes del mundo para la obtención de imágenes), pudimos resolver la forma de Higía, que resulta ser casi esférica", afirma el investigador principal Pierre Vernazza, del Laboratorio de Astrofísica de Marsella, en Francia. 

Diámetro

El equipo también utilizó las observaciones de SPHERE para restringir el tamaño de Higía, estimando su diámetro en poco más de 430 km. Plutón, el más famoso de los planetas enanos, tiene un diámetro cercano a 2400 km, mientras que Ceres tiene unos 950 km de tamaño.

Sorprendentemente, tal y como indica el estudio publicado en la revista Nature Astronomy, las observaciones también revelaron que Higía carece del gran cráter de impacto que los científicos esperaban ver en su superficie.

Higía es el miembro principal de una de las familias de asteroides más grandes, con cerca de 7.000 miembros que surgieron del mismo cuerpo principal. "Este resultado fue una verdadera sorpresa, ya que esperábamos la presencia de una gran cuenca de impacto, como ocurre con Vesta", confirma Vernazza. 

Simulaciones

Aunque los astrónomos han observado la superficie de Higía con una cobertura del 95%, sólo pudieron identificar dos posibles cráteres no concluyentes. "Ninguno de estos dos cráteres podría haber sido causado por el impacto que originó la familia Higía de asteroides, cuyo volumen es comparable al de un objeto de 100 km de tamaño. Son demasiado pequeños", explica el coautor del estudio Miroslav Broo, del Instituto Astronómico de la Universidad Charles de Praga, República Checa.

El equipo decidió investigar más a fondo. Usando simulaciones numéricas, dedujeron que la forma esférica de Higía y la gran familia de asteroides son, probablemente, el resultado de una gran colisión frontal con un gran proyectil de un diámetro de entre 75 y 150 km.

Sus simulaciones muestran que este violento impacto, que se cree ocurrió hace unos 2.000 millones de años, destrozó por completo el cuerpo principal. Una vez que las piezas sobrantes volvieron a unirse, le dieron a Higía su forma redonda y miles de asteroides compañeros. "Tamaña colisión entre dos cuerpos grandes en el cinturón de asteroides es única en los últimos 3-4 mil millones de años", dice Pavel Ševeček, un estudiante de doctorado del Instituto Astronómico de la Universidad de Charles que también participó en el estudio.

Fuente: The ESO Department of Communication

“AVIÓN ESPACIAL” ESTUVO DOS AÑOS ORBITANDO EL PLANETA

publicado a la‎(s)‎ 29 oct. 2019 8:35 por Plataforma Sites Dgac

La aeronave, bautizada como X-37B, tiene un diseño muy parecido a los ya dados de baja transbordadores espaciales norteamericanos
El avión espacial X-37B es transportado en Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos.

El domingo 27 de octubre aterrizó en el Centro Espacial Kennedy, en Florida, el vehículo espacial no tripulado X-37B, con lo que puso fin a una misión récord de 780 días en órbita, informó la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

“El X-37B sigue demostrando la importancia de un avión espacial reutilizable”, dijo la Secretaria de la Fuerza Aérea, Barbara Barrett, a través de un comunicado.

“Cada misión sucesiva hace avanzar las capacidades espaciales de nuestra nación”, agregó.

El avión espacial, construido por Boeing, se asemeja a una versión más pequeña de los viejos transbordadores espaciales de la NASA, por lo que se le ha apodado “transbordador bebé”, y tiene una trayectoria de reentrada similar, que usa una pista de aterrizaje.


Programa clasificado

El X-37B tiene una pequeña bodega de carga y obtiene la energía para operar a partir de un dispositivo solar desplegable.

El vehículo pesa casi cinco toneladas, mide 8,8 metros de largo, poco menos de 4,5 metros de una punta del ala a la otra y fue diseñado para permanecer 270 días en órbita.

“El regreso a salvo de esta nave, tras romper su propio récord de permanencia (en órbita), es el resultado de la asociación innovadora entre el Gobierno y la industria”, comentó el jefe de Personal de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, general David L.  Goldfein.

El programa para el que se utiliza el X-37B es clasificado, por lo que la Fuerza Aérea no revela mayor información sobre la naturaleza exacta de las actividades que realiza, aunque se sabe que fue diseñado como una plataforma para realizar experimentos y transportar equipos hacia y desde el espacio.


Cabo Cañaveral 

La nave despegó desde la estación de la Fuerza Aérea estadounidense en Cabo Cañaveral, Florida, en su quinta misión el 7 de septiembre de 2017 a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9 y la Fuerza Aérea tiene contemplado lanzar al X-37B en su sexta misión espacial en 2020.

El vehículo realizó su vuelo inaugural en 2010, su desplazamiento orbital ha sido observado varias veces por astrónomos aficionados y un segundo modelo partió a su primera misión en 2011.

 

Fuentes: MSN News y Fuerza Aérea de Estados Unidos.

DEMORÓ 3 MINUTOS EN UN CÁLCULO QUE TARDA 10 MIL AÑOS

publicado a la‎(s)‎ 24 oct. 2019 7:40 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 24 oct. 2019 7:42 ]

Computador cuántico de Google AI Quantum en California, Estados Unidos, logró procesar información 1,5 trillones de veces más rápido que un súper computador actual
Parte de la estructura del computador cuántico de Google AI Quantum.

Por primera vez en la historia, un computador cuántico resolvió un problema que, para efectos prácticos, un computador tradicional no puede resolver, dijeron investigadores en un reciente artículo publicado en la revista Nature.

“Un cómputo que demoraría 10.000 años en un supercomputador clásico demoró 200 segundos en nuestro computador cuántico”, declaró en un comunicado Brooks Foxen, coautor del estudio e investigador de física en Google AI Quantum en Mountain Viewmy de la Universidad de California en Santa Barbara.

Los computadores cuánticos almacenan información usando partículas subatómicas, que se comportan siguiendo reglas muy diferentes a las que dominan al mundo macro. Las partículas cuánticas pueden existir en “superposición” de dos estados diferentes al mismo tiempo y las partículas pueden estar separadas por años luz y aún así estar “enlazadas” y afectar sus propiedades recíprocamente.

Mayor almacenamiento

Esa rareza es clave para el potencial de la computación cuántica. Debido al fenómeno de la superposición, los computadores cuánticos pueden almacenar y manipular mucha más información por volumen de unidad que los computadores tradicionales, que codifican la información en una forma binaria usando ceros y unos. La unidad básica de información en un sistema computacional cuántico es conocido como “qubit”, que es un acrónimo por “bit cuántico”.

“Es probable que el tiempo de simulación clásica, que se estima actualmente en 10.000 años, sea reducido por la mejoría del equipamiento clásico y de los algoritmos, pero como actualmente vamos 1,5 trillones de veces más rápido, cómodamente podemos atribuirnos este logro”, agregó Foxen.

Para el estudio, el equipo liderado por Frank Arute, de Google AI Quantum, usó un computador cuántico llamado Sycamore, que tenía 53 qubits funcionales, más uno que no funcionaba bien.

Los científicos enlazaron esos 53 qubits en un complejo estado de superposición y luego hicieron que el computador Sycamore realizara una tarea parecida a una generación de números al azar. Posteriormente, los resultados fueron comparados con simulaciones realizadas en el supercomputador Summit del Laboratorio Nacional Oak Ridge, en Tennessee.

10 mil años

Según Foxen, Sycamore terminó la tarea en alrededor de 3,5 minutos, mientras que el trabajo de Summit sugirió que incluso el supercomputador tradicional más poderoso tendría que lidiar con el problema por alrededor de 10.000 años.

“Esta demostración de la supremacía cuántica sobre los principales algoritmos clásicos actuales de los supercomputadores más poderosos del mundo es un logro realmente notable y un hito para la computación cuántica”, escribió en un artículo complementario en el mismo número de Nature el físico del Massachusetts Institute of Technology William Oliver, que no participó en el estudio.

“Sugiere en forma experimental que los computadores cuánticos representan un modelo de computación que es fundamentalmente diferente del de los computadores clásicos”, agregó Oliver.

Sin embargo, el físico recalcó que aún es necesario trabajar mucho más antes de que los computadores cuánticos puedan convertirse en parte de nuestra vida cotidiana. De partida, escribió, los investigadores tendrán que desarrollar nuevos algoritmos que puedan funcionar con los procesadores cuánticos, proclives a errores, que estarán disponibles en el futuro cercano.

Y, para hacer que esa tecnología sea viable comercialmente a largo plazo, tendrán que idear protocolos robustos para corregir errores cuánticos.

Fuente: space.com

HELICÓPTERO CON FORMA DE “OVNI”

publicado a la‎(s)‎ 17 oct. 2019 11:51 por Plataforma Sites Dgac

China fabricó modelo experimental de helicóptero que semeja a una especie de “plato volador”
Fotografía del prototipo de helicóptero chino que se asemeja a un "OVNI".
(Fuente: Univisión/Getty Images).
El 10 de octubre pasado China dio a conocer un prototipo de helicóptero de guerra con forma circular que recuerda a un “OVNI”, durante la Quinta Exposición de Helicópteros realizada en la ciudad de Tianjin.

    El “Super Great White Shark” (“Super Gran Tiburón Blanco”), que tiene un diseño circular poco común, puede transportar a dos personas, disparar misiles y ser invisible para algunos radares. 

    Sus constructores han programado hacer su primer vuelo el próximo año.

    El prototipo fue desarrollado por la empresa estatal Aviation Industry Corporation of China (AVIC). Podría volar a una velocidad de 640 kilómetros por hora y alcanzar una altura de 6,1 kilómetros (20.000 pies).

    De acuerdo al diario estatal Global Times, el helicóptero experimental tiene un recubrimiento de materiales que pueden hacerlo silencioso y está formado por un amplio anillo de metal con una cabina de mando al centro. Dentro del anillo tiene una hélice y además cuenta con dos motores turborreactores para poder desplazarse en vuelo.

    La máquina mide 7,62 metros de largo y casi 3 metros de ancho.

    Aunque llama la atención por su forma, no es la primera vez que se construye un prototipo con forma de “platillo volador”. A fines de la década de 1950, la empresa canadiense Avro construyó dos prototipos con esas características como parte de un proyecto secreto estadounidense durante los primeros años de la Guerra Fría.

    El “Avrocar”, como fue llamado comúnmente, se volvía inestable al elevarse sobre un metro de altura y sólo llegó a desplazarse a 56,3 millas por hora, por lo que fue desechado.

    Sólo el último año, China destinó 173.000 millones de dólares para gastos militares, lo que ubica al país en el segundo con mayor inversión bélica después de Estados Unidos.

    Fuente: Univisión

UNIVERSITARIOS VISITARON INSTALACIONES DEL CEFAA

publicado a la‎(s)‎ 23 sept. 2019 5:21 por Plataforma Sites Dgac

Alumnos y profesores de la carrera de Biotecnología de la Universidad Andrés Bello se interiorizaron de la metodología que usa el CEFAA para investigar los reportes que recibe diariamente de todos los rincones del país, desde Arica a la Antártica chilena.

El Investigador, Gustavo Arriagada, explicó a los universitarios las técnicas de investigación que usa nuestro organismo.

Estudiantes conocieron las características generales del proceso de investigación de fenómenos aéreos anómalos.

Los universitarios pudieron conocer las herramientas tecnológicas que usa el Centro de Operaciones de nuestro organismo.

El Director del CEFAA, Hugo Camus, expuso ante los estudiantes de la delegación de la U. Andrés Bello.
La delegación fue encabezada por el Secretario Académico del Departamento de Ingeniería en Biotecnología, Adrián Moreno Vilches y Matthei Joseph Miossec, Doctor en Bioinformática.

Por espacio de una hora y media, los estudiantes asistieron a un charla en la que fue presentado un vídeo sobre la historia contemporánea de la ufología, iniciada con el caso de Kenneth Arnold y Roswell.

En la oportunidad, el Director Hugo Camus ofreció una detallada exposición sobre estos fenómenos y sus características, dando a conocer algunos casos observados en el país y el número de casos resueltos hasta ahora.


Centro de Operaciones


Posteriormente, el grupo se dividió en dos para visitar el Centro de Operaciones y la Sala Histórica.

En el Centro de Operaciones, el investigador Gustavo Arriagada les hizo una síntesis sobre los programas que utiliza el CEFAA y cómo se desarrolla un proceso investigativo apoyado por asesores internos y externos.

En la Sala Histórica, los visitantes fueron guiados para observar una serie de dioramas con los primeros casos observados en Chile, Sudamérica y el resto del mundo, visita que fue complementada con una serie de preguntas y respuestas. 

ANUNCIAN INGRESO AL “ÁREA 51”

publicado a la‎(s)‎ 17 sept. 2019 5:30 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 17 sept. 2019 7:46 ]

El Área 51 está ubicada al lado del Lago Groom, en el Estado Nevada, y es una base militar establecida en la década de 1950 como una instalación de prueba para aeronaves de alta tecnología.
Área 51
Fue en los años 80 en que esas instalaciones se asociaron a ovnis y extraterrestres, luego que el físico norteamericano, Bob Lazar, se presentó en una estación de televisión de Las Vegas y, en una entrevista, afirmó que fue contratado para realizar "ingeniería inversa" de una nave espacial extraterrestre que se encontraba en una instalación cercana al Área 51.

Tras ese hito, los ufólogos y escritores en todo el mundo tejieron una serie de conjeturas y conspiraciones que se han alimentado durante décadas, sin que haya pruebas y testimonios concretos que en el lugar se almacene una nave extraterrestre ni menos seres alienígenas.

Evento suspendido

Pese a que Matty Roberts suspendió el evento para evitar incidentes en la zona, muchas personas señalaron su interés de asistir e ingresar a la zona militar. 

El anuncio para este 20 de septiembre ha ocasionado que las autoridades de la zona estén alertas ante un evento que puede ocasionar problemas de seguridad y desórdenes con consecuencias imprevisibles.

Por de pronto la policía de la localidad arrestó recientemente a dos youtubers  holandeses, Ties Granzier y Govert Sweep, quienes ingresaron a la zona militar sin respetar las señales de prohibido el paso.

A ambos se les confiscaron cámaras de vídeo, fotográficas y un dron con el cual intentaron filmar las instalaciones.

Tras ser detenidos e interrogados fueron liberados previa fianza de 500 dólares cada uno. A su salida, ambos señalaron que “simplemente intentaban darle un vistazo al Área 51”.

CEFAA OFRECIÓ CHARLAS EN RETENES FRONTERIZOS

publicado a la‎(s)‎ 2 sept. 2019 7:21 por Plataforma Sites Dgac

Entre el 28 y 30 de agosto, el Director del CEFAA Hugo Camus ofreció una serie de charlas sobre fenómenos aéreos anómalos en retenes del extremo norte y altiplano de la Región de Arica y Parinacota.
Carabineros de la Cuarta Comisaría Chacalluta, en Arica

Charla a funcionarios de Comisaría limítrofe en Chacalluta

Conferencia en Segunda Comisaría de Carabineros de Putre

Personal de los Retenes de Chucuyo, Chapiquiña, Tacora, Guallatire, Chilcaya, Alcérreca, Caquena y de las Tenencias de Visviri y Chungará

La Región de Arica y Parinacota es una de las zonas del país en donde se han reportado casos de avistamientos de luces y fenómenos que han sido ampliamente difundidos por los medios de comunicación en Chile y en el extranjero.


Uno de los más conocidos es el “Caso del Cabo Valdés”, un suboficial de Ejército, quien junto a su patrulla relató un encuentro con dos luces muy potentes que se desplazaron por el aire, en la madrugada del 25 de abril de 1977, en las cercanías de la localidad de Putre.

Años más tarde, en la década de los 80 y 90, se sucedieron una serie de avistamientos de luces sobre los cielos de Arica, relatados por pilotos de aviones pesqueros, institucionales y de vuelos comerciales.
Parte de esos reportes y los que motivaron la creación del CEFAA, en el año 1997, fueron dados a conocer a Carabineros de los retenes fronterizos de la Región de Arica y Parinacota.

Personal de la Cuarta Comisaría de Arica, Segunda Comisaría de Putre, de los Retenes de Chucuyo, Chapiquiña, Tacora, Guallatire, Chilcaya, Alcérreca, Caquena y de las Tenencias de Visviri y Chungará asistió a las conferencias ofrecidas.

Vídeo

En la oportunidad se exhibió un vídeo con la historia contemporánea de estos fenómenos, iniciada el 24 de junio de 1947 con el avistamiento de luces en el estado de Washington, Estados Unidos, por el piloto Kenneth Arnold, incluyendo también el Caso Roswell hasta la creación del CEFAA y sus símiles en Sudamérica.

La exposición incluyó una detallada descripción de los fenómenos aéreos más comunes que la gente confunde con los llamados objetos voladores no identificados.

Además, se entregaron características que son comunes a estos avistamientos como descripciones de sus desplazamientos y quiebres de dirección en el espacio aéreo, detección por radar, interrupción de comunicaciones y de sistemas de aeronavegación, en algunos casos.


Seguridad de vuelos


En la oportunidad se explicó que la misión del Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos es reunir, estudiar e investigar avistamientos con la finalidad de caracterizar estos fenómenos.

Asimismo, se destacó que el objetivo principal del organismo es apoyar la seguridad de los vuelos en el espacio aéreo de responsabilidad de la Dirección General de Aeronáutica Civil y que abarca más de 32 millones de kilómetros cuadrados en tres continentes.

Se dio a conocer cómo se materializa el proceso de investigación de un caso, desde que se recibe con un llamado telefónico o con un reporte a través de la página www.cefaa.gob.cl hasta que finaliza con una conclusión que es informada a quien dio a conocer el suceso o incidente.

Cada uno de los asistentes a las charlas recibió un folleto explicativo con la historia del CEFAA, el trabajo que realiza y afiches con información de teléfonos, correos electrónicos y página web institucional disponibles para reportar este tipo de casos. 

VISITA Y CHARLA EN INSTALACIONES DEL CEFAA

publicado a la‎(s)‎ 26 jul. 2019 7:47 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 23 sept. 2019 6:42 ]

Como parte del trabajo de difusión, el jueves pasado un grupo de funcionarios e hijos de la dirección General de Aeronáutica Civil visitaron las dependencias del Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos, en Los Cerrillos, en Santiago.
Explicación didáctica de la labor del Comité


Maqueta de un fenómeno aéreo anómalo reportado en Chile


Reproducción del reporte de Kenneth Arnold 


El Director del CEFAA introduciendo la última actividad de la jornada
La delegación de adultos y niños fueron recibidos por el Director, Hugo Camus, quien presentó al investigador Gustavo Arriagada, que ofreció una breve charla  sobre el trabajo que realiza el CEFAA  y los reportes de diversa índole que recibe diariamente desde diferentes puntos del país y también del extranjero.

Dando a conocer el trabajo del CEFAA

El especialista se refirió a la responsabilidad de estudiar fenómenos aéreos anómalos en un espacio aéreo controlado de 32 millones de kilómetros cuadrados de responsabilidad de Chile.

Indicó que los reportes recibidos a través de la página web y del correo cefaa@dgac.gob.cl son analizados rigurosamente por una elite de expertos de diferentes ciencias que emiten sus informes y conclusiones.

En la oportunidad, se mostraron vídeos sobre el mediático caso Livor - del mes de mayo de 2018-  que tuvo una enorme  difusión nacional e internacional  asegurando en un comienzo que se trataban de objetos voladores no identificados y que tras una prolongada investigación del CEFAA se llegó a la conclusión que se trataban de luces originadas en  potentes focos usados por decenas de barcos de pesca de calamar, de origen chino, fuera de las 200 millas de nuestra costa.


Dioramas y documental


Luego de la charla, los visitantes conocieron la sala del Centro de Operaciones en donde se les explicó el funcionamiento de cinco pantallas que trabajan con información en tiempo real siguiendo el desplazamiento de la estación espacial internacional, satélites y tráfico aéreo nacional, entre otras señales.

Conociendo las herramientas de investigación en el Centro de Operaciones


El recorrido continuó por la Sala Histórica en la que los visitantes observaron una serie de dioramas sobre fenómenos aéreos anómalos no explicados y una muestra visual que revela, paso a paso, el proceso de investigación que realiza el CEFAA.

La visita finalizó con la exhibición del documental "Destino al Espacio" del Instituto Smithsonian y la NASA. 

LA LUNA, LA PRIMERA FRONTERA

publicado a la‎(s)‎ 22 jul. 2019 8:16 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 23 sept. 2019 6:44 ]

El descubrimiento de América, el 12 de octubre de 1492, fue uno de los acontecimientos que marcaron la historia de la humanidad y que perdurará para siempre, pues condujo al hallazgo de un “nuevo mundo” con culturas hasta entonces desconocidas.

Astronautas del Apolo XI hace 50 años



Crowler y cohete Saturno V



VAB. A su costado se ven al Crowler y Saturno V




La tripulación del Apolo I




Armstrong, Collin y Aldrin, los astronautas de Apolo XI en cuarentena tras su regreso a la Tierra



Equipo de comunicaciones, espejo reflector y nave Eagle



Caminata lunar y rover de la misión Apolo XVI. 
Por sobre el astronauta se ven dos reflejos (flares) producto de la fotografía a contraluz.



Rover de la misión Apolo XVII rodando en la Luna






Marte, una próxima meta 



Próxima Centauri es el planeta extrasolar más cercano a la Tierra
El viaje a la Luna, inmortalizado por Neil Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin el 20 de julio de 1969 edificó otro hito de la humanidad que impulsó la Era de la Exploración Espacial, comparable en trascendencia al aventurero viaje de Cristóbal Colón.

Según los numerosos artículos escritos por historiadores espaciales, como Roger D. Launius, más de 400 mil personas participaron en el proyecto Apolo que finalizó con seis misiones y 12 hombres recorriendo parte del paisaje lunar entre los años 1969 y 1972. 

Fue un esfuerzo descomunal iniciado gracias a la voluntad política del Presidente John Kennedy, quien el 25 de mayo de 1961, hablando en el Congreso, en Washington DC, anunció que Estados Unidos podría enviar un astronauta a la Luna antes de que finalizara esa década.
Fue una decisión que puede entenderse dentro del escenario de la “Guerra Fría” que marcó las relaciones entre las dos grandes potencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, desde 1947 hasta 1991.

La competencia por demostrar el éxito de ambos sistemas llegó también a la esfera de las ciencias y la tecnología, motivando el nacimiento de la llamada carrera espacial que desde el año 1957 y hasta 1963 fue liderada por los soviéticos.

La puesta en órbita del primer satélite, Sputnik 1, el 4 de octubre de 1957; un mes después, el lanzamiento del primer ser viviente, la perra Laika al espacio;   y el 12 de abril de 1961 Yury Gagarin convirtiéndose en el primer ser humano en volar al cosmos marcaron éxitos sin precedentes que estimularon al Gobierno de Estados Unidos a generar un programa espacial que opacara los triunfos soviéticos. Así nació el proyecto Apolo.

Un gran desafío

No fue fácil para los científicos, ingenieros, especialistas y miles de profesionales involucrarse en cuerpo y alma a desarrollar un programa espacial que se presentaba como un sueño.
Constituyó, en la práctica, uno de los más grandes desafíos de la humanidad en una década en que aún no existía internet, teléfonos celulares, modelos matemáticos y ordenadores con las capacidades que exhiben hoy, 50 años después.

Fue una tarea titánica en la que trabajaron unidas la NASA y la empresa privada norteamericana. Cuatro años y más de 800 millones de dólares de la época se necesitaron para construir las instalaciones del programa Apolo en los Centros Espaciales Lindon B. Johnson, en Houston, Texas, y John F. Kennedy, en Florida.

Así nacieron los edificios que albergaron  estaciones de monitoreo, cuidados médicos, sector de cuarentena para astronautas que regresarían de la Luna, áreas de entrenamiento, simuladores, laboratorios y el Centro de Control de Misión en Houston.

En Florida, Cabo Cañaveral, se construyó el edificio más grande del mundo para la época, llamado Vehicle Assembly Building; dos torres de lanzamientos y el gran “Crowler” o tractor oruga de dimensiones colosales que transportaría en posición vertical los gigantescos cohetes Saturno IB y Saturno V desde el edificio de ensamblaje hasta su lugar de lanzamiento.

Este último ha sido el más poderoso cohete construido hasta ahora. Con 111 metros de altura y un empuje de sus tres etapas capaces de lanzar en órbita 126 toneladas, una fuerza equivalente a levantar unas 40 camionetas doble cabina y colocarlas en órbita sobre los  400 kilómetros de la Tierra.

Los mártires

Fue, sin duda, una empresa colosal en la que trabajaron miles de hombres y mujeres con una extraordinaria motivación solo comparable a la realización de un gran sueño.

Un total – sin contar con sus back up-   de 30 astronautas formaron parte de las misiones Apolo a la Luna.

La historia recordará también a tres mártires del Apolo 1, quienes el 21 de febrero de 1967, probando la primera nave fallecieron tras incendiarse la cápsula en una de las torres de lanzamiento de Cabo Cañaveral.

Virgil “Gus” Grissom, Edward White y Roger Chaffee son nombres que el pueblo de los Estados Unidos y la humanidad les rinde honores por haber ofrecido sus vidas en favor de la exploración espacial y por haber permitido en definitiva mejorar la nave espacial que transportaría con seguridad a los primeros hombres a la Luna.

36 mil personas

Desde ese día de mayo de 1961, más de 36 mil funcionarios de la Administración para la Aeronáutica y el Espacio (NASA) y unas 350 empresas subcontratistas pusieron en marcha una "maquinaria" de ingenio, esfuerzo, tecnología y trabajo que dio por resultado el diseño de uno de los cohetes más poderosos que jamás haya construido el ser humano: el Saturno V, un colosal sistema propulsor que medía 111 metros de altura, pesaba 2.700 toneladas y consumía nada menos que 15 toneladas de combustible por segundo.

En la actualidad dos de esos poderosos cohetes se encuentran en exhibición, al igual que réplicas de los módulos lunares, en los Centros Espaciales John F. Kennedy y Lindon B. Johnson, testimoniando a eruditos y visitantes la materialización de tamaño desafío.

Idear un viaje a la Luna era, en la década de los sesenta, un programa que revestía características y dimensiones épicas, sobre todo si se piensa que Armstrong, Aldrin y los diez astronautas que pisaron la Luna con posterioridad, habrían dado lo que fuera por contar con al menos un computador portátil con la capacidad y la rapidez de los que hoy usamos para apoyar cada una de las complejas maniobras de vuelo, desde el despegue desde Cabo Cañaveral, hasta el alunizaje.
Y ni hablar de las maravillas que podrían haber hecho empleando equipos de medición, análisis de muestras y laboratorio, además de las cámaras fotográficas digitales y de video con capacidades extraordinarias que hoy están a disposición de instituciones y de cualquier persona.

Las tripulaciones de las misiones Apolo probaron sistemas de "última tecnología" para la época y que luego derivaron en escáneres, compuestos especiales, sistemas de apoyo de vida, comunicaciones, computación, propulsores, alimentación, robótica y procedimientos médicos que hoy se emplean como algo habitual hasta en los más apartados lugares del planeta y de nuestro país contribuyendo a mejorar la calidad de vida de la población.

Un nuevo mundo

Hace 50 años dos astronautas marcaron el inicio de la exploración de nuevos mundos.

Neil Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin permanecerán en la memoria de una civilización que hoy agita esfuerzos gubernamentales y privados para salir de lo que ha sido nuestro hogar durante los últimos 125 mil años. 

Sueño hecho realidad

El 20 de julio de 1969, tras casi nueve años de colosales esfuerzos desarrollando la tecnología necesaria para llevar a tres hombres a la Luna, se cumplió el sueño de hombres de ciencia, ingenieros, investigadores y miles de soñadores y amantes de la ciencia ficción que vieron coronadas sus aspiraciones cuando el  "Eagle" alunizó en el Mar de la Tranquilidad, a nada menos que 380 mil kilómetros de distancia de la Tierra.

Entre los gestores de esa hazaña, considerado uno de los padres de la Astronáutica, Wernher von Braun, señaló en esos años: "Este momento es tan trascendente que es sólo comparable a la importancia del instante en que la vida acuática comenzó a arrastrarse hacia la tierra".
En el minuto en que Neil Armstrong puso su pie sobre la regolita lunar, estampando en el consciente colectivo la frase " un pequeño paso para el hombre, pero un gigantesco paso para la humanidad", comenzó a hacerse realidad el discurso y la meta propuesta por el asesinado Presidente de los Estados Unidos de América, John Fitzgerald Kennedy, el 25 de mayo de 1961.

Construyendo el futuro

El Programa Apolo motivó oportunidades para ejercitar no sólo la imaginación, sino que la visión de futuro de quienes ejercen el poder político y tienen la responsabilidad de liderar los destinos de los países.
 Estimuló también a miles de profesionales de las ciencias, los servicios, el deporte, la medicina, la enseñanza y a una cantidad no despreciable de niños y adolescentes que siguieron el alunizaje por televisión despertando la curiosidad y los sueños de explorar nuevos mundos.
La sociedad del mañana se construye hoy. Esto lo asumieron, con todas sus implicancias, países como Estados Unidos, Rusia, Japón, China, India y la Comunidad Europea.

Si deseamos que nuestros jóvenes sean  protagonistas -no espectadores- de los cambios en las ciencias y en nuestra sociedad, es necesario no sólo diseñar y construir políticas de Estado destinadas a proporcionar oportunidades en educación y motivación, sino que también brindar nuevos horizontes de proyección humana.

Una nueva era

Bajo la perspectiva de perfeccionar, motivar potencialidades y virtudes, con objetivos claros e irrenunciables de mejorar la calidad de vida y trabajar para proteger el medio ambiente de este diminuto mundo, la exploración espacial ofrece oportunidades insospechadas para quienes deseen canalizar sus vidas a la búsqueda de soluciones y al desarrollo de las ciencias exactas y sociales.
El programa a la Luna finalizó con la misión Apollo XVII, con los astronautas Eugen Cernan, Ronald Evans y Harrison Schmidt, este último un destacado geólogo, el primer hombre de ciencia que visitó nuestro satélite natural y quien conoce muy bien las potencialidades energéticas y en recursos minerales que allí existen.

Lo que viene

Durante los últimos 47 años la NASA, ni ningún otro país ha enviado hombres a la Luna. El 14 de enero de 2004, el Presidente, George Bush, intentando emular lo hecho por John Kennedy, en los sesenta, señaló que había llegado el tiempo para que América diera un nuevo paso en los viajes espaciales, aclarando que esta vez no sería una carrera ni una competencia.

Bush prometió regresar a la Luna en el 2020, emplazando en ella instalaciones que servirán, en el futuro, como escalas para viajes seguramente a Marte, la próxima frontera.

La idea de la NASA es establecer una colonia lunar con el propósito de vivir y trabajar en su superficie, acrecentando el tiempo de permanencia en el satélite natural.

Alunizaje en el polo sur

En marzo de 2019, Mike Pence, actual Vicepresidente de Estados Unidos, asistió a la Quinta Junta Nacional del Consejo Espacial Nacional, en Huntsville Alabama, en la que el Administrador de la NASA, Jim Bridenstine, expuso que ese organismo está empeñado en llevar nuevamente astronautas a la Luna en los próximos cinco años y hacer un alunizaje en el polo sur de la Luna en el 2024.

El personero añadió que la primera misión tripulada al satélite natural se enviará en el año 2022 en un programa bautizado como Artemis (hermana gemela de Apolo) utilizando la nueva nave espacial Orion que está siendo sometida a pruebas. 

Directiva espacial

En diciembre de 2017, el Presidente Donald Trump firmó una nueva directiva espacial para la NASA con la finalidad de liderar un programa innovativo y sostenible de exploración con colaboradores comerciales internacionales que permitirán la expansión humana a través del sistema solar con la finalidad de traer a la Tierra nuevos conocimientos y oportunidades.

La campaña de exploración de la NASA tiene cinco metas estratégicas: efectuar la transición de operaciones aeroespaciales de órbita baja a operaciones comerciales de privados que apoyen a la NASA; liderar la instalación de capacidades para apoyar las operaciones en la superficie lunar y facilitar misiones más allá de la órbita lunar; fomentar el descubrimiento científico y hacer un catastro de los recursos lunares a través de una serie de misiones robóticas; llevar nuevamente astronautas estadounidenses a la Luna para una campaña sostenida de uso y exploración y demostrar capacidades humanas requeridas para misiones a Marte y otros destinos.

Una nueva frontera

A finales  de 2017, la NASA difundió preliminarmente un concepto de misión para lanzar una sonda robótica interestelar con destino a Próxima B un exoplaneta que orbita la estrella enana roja Próxima Centauri para el año 2069 con ocasión del centenario del viaje a la Luna.

Cabe señalar que el planeta Próxima Centauri se encuentra a unos 4,2 millones de años luz de la Tierra, su masa   es 1,27 veces la de nuestro planeta y se encuentra aproximadamente a 7 y medio millones de kilómetros de su estrella madre, en una franja de habitabilidad o de “ricitos de oro”, es decir en una franja donde puede encontrarse el agua en estado líquido, sólido o gaseoso, pues su temperatura de equilibrio se ha calculado en menos 39 grados celcius. Es el planeta extrasolar más cercano a la Tierra.

Lo señalado aquí forma parte de una visión a largo plazo que es complementada por pasos que se están dando hoy a través de programas educativos que tienen como finalidad motivar a las nuevas generaciones a explorar y encantarse con los nuevos horizontes y retos que presenta la exploración espacial. 

Las metas son ambiciosas y apuntan a integrar en esta labor a miles de ingenieros y científicos especialistas en ciencias exactas y humanas, en las que también tendrán oportunidades jóvenes talentosos ávidos de enfrentar desafíos y desarrollar nuevos conocimientos para entender la naturaleza y el universo junto a la misión de perpetuar y diseminar la especie en el sistema Solar y más allá.

EL GRAN ECLIPSE SOLAR DEL 2 DE JULIO DE 2019

publicado a la‎(s)‎ 24 jun. 2019 12:02 por Plataforma Sites Dgac   [ actualizado el 15 jul. 2019 14:04 ]

Sin duda, el fenómeno astronómico más importante que se presenciado en Chile este año fue el eclipse solar total del 2 de julio y que se observó en pleno en las Regiones de Coquimbo y Atacama.

Por casi dos minutos, la Luna proyectó su sombra sobre nuestro planeta.


En Chile,  la mejor zona para ver al eclipse cubrió una franja de 145
km de ancho



¿Cómo se verá el próximo eclipse solar en Chile?
El evento astronómico cubrió una franja de 145 km de ancho y se observará desde el Océano Pacífico, al este de Nueva Zelanda, y cruzando  Sudamérica en diagonal de oeste a este.


En Chile pudo observarse en toda su magnitud en las Regiones de Coquimbo y Atacama con una duración aproximada, cubriendo todo el Sol, de 1 minuto y 52 segundos.


Un eclipse solar se produce cuando la Luna se interpone en el plano de la luz del Sol y proyecta su sombra sobre la superficie de nuestro planeta.

Cuando es total, la Luna  - que es más pequeña que el Sol- logra debido a la distancia y al plano de su órbita cubrir momentáneamente el disco solar. Su sombra se proyecta sobre la Tierra y alcanza a cubrir una franja de un poco más de un centenar de kilómetros de ancho.

Quienes habitan en el área señalada asistieron  a uno de los más espectaculares fenómenos naturales que se registran cada 14 meses en promedio. 

Según los astrónomos, se puede ver uno de estos eclipses solares en el mismo lugar -nada menos que-  cada aproximadamente 375 años.


Observatorios astronómicos

Muchos se preguntarán por qué es tan importante este fenómeno para Chile. La respuesta es que por primera vez en la historia, en la franja donde se proyecta la sombra de la Luna y se obscurece completamente el paisaje se encontraban parte de los observatorios astronómicos más importantes del planeta.

Nos referimos a los observatorios de La Silla, Cerro Tololo y Cerro Pachón en dónde sofisticados y modernos telescopios e instrumentos de observación estudiaron el eclipse desde su parcialidad hasta el máximo, cuando el disco solar fue tapado durante 1 minuto y 52 segundos totalmente por la Luna.  En el Observatorio  Las Campanas, también se apreció, pero parcialmente. 


Eclipse y comportamiento animal

Aparte de constituir una oportunidad extraordinaria de estudiar al Sol para los astrónomos, se dieron las condiciones para que un gran número de científicos de diferentes especialidades abordaran sus intereses desde sus disciplinas.

Por ejemplo, los estudiosos del clima pudieron verificar los cambios de temperatura y de la fuerza y dirección del viento mientras duró el fenómeno.

Para quienes investigan el comportamiento de los animales, la obscuridad que provocó el eclipse permitió analizar si el reloj biológico está sincronizado, por decirlo así, con el movimiento del Sol.

Las aves diurnas pudieron comenzar a chillar y volver a sus nidos y los animales nocturnos tuvieron la oportunidad de comenzar a despertar. 


El próximo eclipse total de Sol se producirá en nuestro país el 20 de diciembre de 2020 y podrá verse en la Región de La Araucanía.

1-10 of 30